Se necesita sangre de héroes

   
  
  
 Debido a una urgencia médica y a la escasez de sangre en un centro hospitalario de la ciudad, recientemente cinco personas se acercaron a donar plaquetas para un amigo común que se encontraba hospitalizado. Sin embargo, sólo uno de ellos pudo hacerlo: los otros cuatro fueron descartados por el personal del banco de sangre de la clínica tras llenar una encuesta y asistir a una corta entrevista personal. Cada uno fue excluido por una causa diferente: una muela sin calzar, un viaje al Bajo Cauca antioqueño dos meses antes, menos de cincuenta kilos de peso y la ingestión de una aspirina la víspera. Y es que para tranquilidad de todos, las exigencias para donar sangre y plaquetas no son pocas, lo que garantiza a los pacientes que la reciban que el remedio no sea peor que la enfermedad y contraigan, vía transfusión, enfermedades como sífilis, hepatitis C o el VIH. A su vez, esto da cuenta de la importancia de que el abanico de donantes se incremente y que a quienes nunca se les ha pasado por la cabeza donar sangre piensen en la posibilidad de hacerlo, siempre y cuando cumplan con las condiciones. Es preciso recordar que la sangre no puede ser fabricada en un laboratorio y que sólo los seres humanos pueden suministrarla. Por esta razón, lo ideal es asumir el hábito de donar sangre y no esperar a que haya una emergencia familiar o en la ciudad para hacerlo.

Las creencias falsas
Pese a la importancia de donar sangre, muchos de los donantes potenciales se abstienen de hacerlo debido a que tienen creencias erróneas, como que el procedimiento engorda. “Ni engorda ni enflaquece”, dice Claudia Patricia Duque, coordinadora técnica del Banco de Sangre de la Cruz Roja en Antioquia. Por el contrario, los beneficios para la salud son varios pues la donación disminuye los riesgos de sufrir infarto, trombosis y oxigena todos los órganos y tejidos del cuerpo porque induce a la formación de glóbulos rojos. Así mismo, hay quienes temen infectarse con las agujas, pero es imposible por cuanto para cada persona se utiliza una aguja nueva.

Quiénes pueden donar
Hay algunos requisitos mínimos, como tener entre 18 y 65 años, pasar más de 50 kilos las mujeres y 53 los hombres, encontrarse en condiciones normales de salud, no haber tenido hepatitis después de los 12 años, ni haber estado en zona de malaria o paludismo en los últimos seis meses o haber sido vacunado en días recientes. Además, principalmente cuando se trata de donar plaquetas (es un procedimiento distinto al de la donación de sangre total) es indispensable que el donante no esté ingiriendo medicamentos como antibióticos, aspirina, ibuprofeno o antinflamatorios y que tenga una vida sexual sana, con una pareja estable. Tampoco pueden ser donantes las personas con alcoholismo crónico o drogadicción.

La honestidad, lo principal

Según Claudia Patricia Duque, coordinadora técnica del Banco de Sangre de la Cruz Roja en Antioquia, de dos mil donantes mensuales, entre 120 y 200 resultan con pruebas de sangre reactivas, es decir, con indicios de tener alguna enfermedad contagiosa. Esos donantes pasaron la prueba inicial, es decir, una encuesta y una corta entrevista con el fin de establecer factores de riesgo. Sin embargo, bien sea por desconocimiento, por pena o por la urgencia de donar sangre, no la contestaron correctamente. “La encuesta es el primer filtro nuestro y nosotros confiamos en que la gente sea muy honesta al responder”, dice Claudia Patricia Duque. “Se pregunta sobre el estilo de vida, las parejas y los comportamientos sexuales. Después se hace una entrevista personalizada y a ese donante se le indaga más. A los que no pueden donar se les explica por qué. Hay quienes dicen “es que yo tengo tres parejas pero siempre uso protección” pero nosotros les explicamos que no es 100% segura”.
A cada donante se le hace una prueba de sangre. “Si sale reactiva, la mandamos al Laboratorio Departamental donde nos la confirman. Si se comprueba que el donante tiene VIH, o hepatitis C, el Laboratorio informa a la EPS del donante para que esta le avise y le haga el tratamiento correspondiente.