Se enamoraron de los espejos

 
 
   
 
Una de estas llamadas fue de Marta Lucía Ortiz, habitante de Aires de Vigía del Fuerte, en San Lucas, quien informó que en la tarde del lunes festivo 2 de junio varios niños entraron a esta unidad residencial por una de las mallas y se robaron 14 retrovisores de automóviles. Ya habían intentado un hurto similar hacía dos meses pero esa vez lograron espantarlos. También el 2 de junio, cuenta Marta Lucía Ortiz, en otro conjunto cercano a Aires de Vigía del Fuerte se llevaron varios retrovisores, sin embargo los responsables fueron sorprendidos con las manos en la masa.

La viveza de “Los negritos”
El Subcomandante de la Estación de Policía de El Poblado, teniente John Alexander Sánchez, aseguró que son al menos ocho las urbanizaciones afectadas por este tipo de hurtos en las últimas semanas y responsabilizó a varios niños entre los 12 y los 16 años, a quienes se les conoce como “Los negritos”. Piden limosnas, venden confites y usan otras estrategias de rebusque, “mientras sus compinches ingresan a los conjuntos residenciales y se roban los espejos de los vehículos”, agregó. Se estableció que en el sector de La Bayadera hay un cliente que les compra los retrovisores, pista que siguen las autoridades para localizar al cerebro de este ilícito.

Lo principal: denunciar
Después de reunirse con varias víctimas que presentaron la misma queja de robo, la Policía dispuso un plan especial de seguridad. Lo más importante, asegura el subcomandante Sánchez, es la denuncia formal, pues solo así se les puede judicializar para que ingresen a un centro de resocialización o, de lo contrario, quedan libres apenas los reclama un adulto responsable. Señaló que en muchos conjuntos residenciales los vigilantes han sorprendido y retenido a los menores, pero cuando llega la Policía y se recuperan los elementos robados, las víctimas se abstienen de presentar denuncia. Hay otros casos en que los residentes colaboran, como el ocurrido el lunes 9 de junio en Las Palmas cuando “detuvimos a tres de los famosos negritos, los trajimos a la Estación y los afectados pusieron la denuncia. Quedaron a disposición de la Policía de Menores”. En total, 16 menores han sido judicializados, sin embargo, otros tantos continúan obsesionados con los espejos.

Parte de victoria
Si con “Los negritos” la batalla todavía no está ganada, con los apartamenteros que en los meses de febrero y marzo tuvieron azotadas a las urbanizaciones de El Poblado, la cosa es a otro precio. En esa época, manifiesta el teniente Sánchez, cada fin de semana robaban cinco o seis apartamentos, racha que logró interrumpirse gracias a la captura de treinta de los cincuenta integrantes de una banda proveniente de Bogotá. Aunque los hurtos disminuyeron en un 90 por ciento, siguen los operativos y la disposición permanente de 224 agentes para garantizar la seguridad de quienes trabajan, disfrutan y viven en El Poblado.