Sé el cambio que quieres ver

Mahatma Gandhi decía: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Pero para serlo, antes debemos preguntarnos: ¿Cuál es el cambio que quiero ver en el mundo?
Expresa Marianne Williamson: “Como los grande atletas, primero tenemos que tener una visión clara de lo que queremos lograr antes de empezar a movernos. La visión, en preparación para actuar, es tan importante como la acción en sí”.
Yo quiero ver un mundo que viva en paz y en igualdad. Quiero ver un mundo donde se precia el respeto por la vida por encima de todo. Quiero ver más amor entre las personas, ver un trato más amable, cero indiferencia y mucha más compasión. Quiero ver a los niños creciendo en amor, sin sentir miedo y sin olvidar el magnífico poder que tienen dentro. Quiero un mundo en el que pueda caminar en libertad. Quiero ver un mundo donde cada persona brilla con luz propia y alcanza sus sueños. Quiero un mundo verde, donde los animales vivan en libertad y donde no tengamos que ver la extinción de ninguno, como lo vivimos recientemente con la muerte del Solitario Jorge. Quiero un mundo en el que todos los adultos entendamos que cuidar a nuestros hijos no solo significa cuidar a mis hijos de sangre, sino a todos los niños del planeta porque sabemos que este globo terráqueo es nuestro hogar y proteger la vida es lo más importante.
Después de tener una visión clara del mundo que quiero ver, la pregunta siguiente es: ¿Cómo puedo ser esa visión?
Hace unos años, cuando comencé a practicar vivir en el amor y no en el miedo, a mantener una mente positiva y a vivir más en paz, tomé la decisión de no ver noticias y les pedí a mi familia y amigos que no me contaran historias tristes pues el dolor ajeno me partía el corazón y sentía que no podía hacer nada al respecto. Sin embargo, esta manera de pensar va en contra del mundo que quiero ver.
Aunque sé que los problemas sociales y ambientales que hay en el planeta son muy grandes y que la solución no está solo en mis manos, he decidido que sí hay muchas cosas que puedo hacer. Puedo incluir en mis oraciones el dolor de todas las madres, padres, jóvenes y niños. Puedo ser más amable con las personas que me rodean, puedo donar algo de mi dinero a quienes ya están trabajando por un mundo mejor. Puedo reciclar y utilizar el transporte público. Puedo conversar con mis amigos y familiares sobre estos temas para que juntos podamos buscar soluciones y unir nuestras fuerzas para hacer un cambio. Puedo escribir este artículo para que ustedes se unan a esta conversación y entre todos creemos la visión de la ciudad, el país y el mundo que queremos ver.
Martin Luther King Jr. dijo: “Tu vida comienza a terminar cuando paras de hablar de cosas importantes”. Los invito a que de hoy en adelante hablemos de cosas importantes, a que incluyamos en nuestras conversaciones cómo podemos alcanzar la paz del mundo, la armonía de este planeta y la protección de la vida.
opinion@vivirenelpoblado.com