Se advierten dinámicas criminales (y 3)

Seguridad en El Poblado

Se advierten dinámicas criminales (y 3)

Son varias las acciones institucionales para mejorar la seguridad de la comuna

“Las zonas de diversión traen problemas de seguridad como los hurtos y el consumo y venta de drogas en los establecimientos”. Este es el preámbulo de Jair Jiménez, el vicealcalde de Gobernabilidad y Seguridad de Medellín, en su explicación del plan Zonas Seguras, que ya cubre en su parte operativa ocho sectores de la ciudad, incluido uno que agrupa a Barrio Colombia, Ciudad del Río, Villa Carlota y Manila (en 2014 se sumará el componente tecnológico).

Luego de la transformación que sufrió esta área, y con el aumento de discotecas y bares en Barrio Colombia, la inseguridad se ha incrementado. Jiménez advierte que no se trata solo de la facilidad que tienen los atracadores para asaltar a personas que salen alicoradas de los bares a las 2 de la mañana. “Estamos hablando de plazas de vicio móviles; de problemas de movilidad, como los vehículos mal parqueados en Manila, y de la necesidad de atacar posibles focos de inseguridad por el paso de tractomulas y por lo oscuros que son algunos sectores”.

Aunque el vicealcalde dice no tener registro de extorsiones en El Poblado, situación planteada en las ediciones 552 y 553 de este periódico, destaca que se destinaron 5.000 millones de pesos para un Gaula exclusivo para secuestro y extorsión en Medellín y la creación del grupo de Objetivos de Alto Valor, conformado por fiscales y policía judicial para atacar las estructuras criminales.

Es factible deducir que estas acciones responden a la identificación de problemas como vacunas, redes de microtráfico y demás actividades asociadas, entre ellas la prostitución, que se han detectado en El Poblado.

Una golondrina no hace verano
Según las estimaciones de la Policía, solo en el Lleras los fines de semana se mueven cerca de 100 mil personas, además de aquellas que encuentran en Barrio Colombia, el Parque de El Poblado y la Milla de Oro una opción para divertirse. De ahí que las acciones no puedan ser encargadas a un solo ente y se requiera de un trabajo que convoque a Movilidad, Espacio Público, Empresas Varias e incluso a EPM, por aquello de que las zonas poco iluminadas favorecen la delincuencia.

Tampoco sorprende la cuantía de las inversiones en seguridad de la presente administración. Según la Vicealcaldía de Gobernabilidad y Seguridad de Medellín, la intención es pasar de 189 cuadrantes (en la actualidad) a 500 en toda la ciudad, para lo que se requiere una inversión de 50.000 millones de pesos. También se cuenta con la llegada de 1.000 nuevos policías en diciembre y el arribo de otros 1.000 en abril de 2014.

La Zona Segura de Barrio Colombia
Para la Alcaldía, la estrategia principal son las Zonas Seguras y las acciones puntuales que se realizarán en la comuna 14, como la sincronización de las cámaras con que hoy cuenta la Empresa de Seguridad Urbana (ESU) en El Poblado y que se potenciarían con una o dos más que se instalarían el próximo año.

“Tenemos alarmas comunitarias con botón de pánico, mayor presencia policial, red de comunicaciones solo para esa área y especial cuidado con los ejes empresarial e industrial comercial, con casos específicos como Monterrey y el Centro Automotriz”, advierte Jiménez.

¿Y el resto de El Poblado?
Desde el 1 de diciembre se está desarrollando además un plan de seguridad en el que trabajan la Policía y el 123 (la ESU) por medio de los llamados “avanteles”. Se trata de tres pruebas de seguridad con duración de dos meses. Cubren 36 urbanizaciones en Altos de El Poblado (más el CES), el sector de Ceylan (más Santafé y el hotel Medellín Royal) y el sector de Las Santas (mall Verona hacia arriba). Son 12 urbanizaciones por sector, las cuales están recibiendo “avanteles” y capacitación para los porteros.

Elisa Sánchez, presidente de Corpoblado, explica: “La ESU tiene el Avantel principal en el 123 y la Policía Comunitaria los está manejando también. El objetivo es que las empresas de seguridad se conozcan, que los administradores se conozcan, que cuando un portero vea a una persona extraña todos se escuchen al mismo tiempo, para que estén pendientes y alertas”.

El sistema también integra las cámaras de las empresas de seguridad y tiene novedades como el monitoreo a porteros cada 2 horas. “Desde el 123 los van a estar llamando y si no contestan el comandante de El Poblado va a enviar una patrulla para saber por qué no contestan”, agrega Elisa Sánchez.

El 15 de enero se realizará la evaluación de la efectividad de este sistema.