Se acabaron las excusas

 Se acabaron las excusas 
 Por: Carolina Zuleta Maya 
 
Existe un cuento acerca de un niño que todos los días abría su lonchera en el colegio a la hora del almuerzo y, sin falta, expresaba: “¡Otra vez sándwich de queso!”. En una ocasión uno de sus amiguitos, ya molesto por sus quejas, le dijo: “Dile a tu mamá que te empaque otra cosa diferente para almorzar”, a lo que el quejoso respondió: “Es que yo soy quien empaco mi lonchera”.
¿Eres tú, acaso, una de las personas que tienen sándwich de queso en sus vidas, situaciones que no te gustan, de las cuales te quejas todos los días pero que son creadas por ti y no te esfuerzas en resolver? ¿Cuáles son esas situaciones en tu vida? ¿Acaso es el trabajo, ese por el cual pasas la semana descontando los días para que sea viernes y el domingo en la noche te produce un malestar en el estómago porque sabes que la semana empieza de nuevo? ¿Es la relación que te hace llorar todas las semanas pero en la que continúas por el miedo de estar solo? ¿O son los kilos de más que te molestan, para los cuales planeas empezar dieta el próximo lunes? ¿Cuánto tiempo llevas en tu vida quejándote por lo mismo sin hacer nada al respecto? Muchas personas se pasan la vida sacando excusas para no actuar y hacer los cambios necesarios para mejorarla. “Hoy no, mañana empiezo la dieta” o “es que es muy difícil conseguir trabajo” (sin preparar siquiera la hoja de vida) o “él si me quiere, lo que pasa es que…” son algunas de las disculpas más comunes que dan ante los demás y ante sí mismos.
Según Jack Canfield, autor de Sopa de Pollo para el Alma, el principio #1 para sentir más control sobre tu vida es tomar responsabilidad por tus resultados. Si no te gusta tu trabajo, entiende que fuiste tú el que aceptó el contrato laboral. Si no estás feliz en tu relación sentimental, acepta que tú eres el 50% de esa relación y que puedes salirte de ella cuando quieras. Si estás más pesado de lo que quisieras, es porque estás comiendo más calorías de las que gastas. El primer paso para cambiar cualquier situación es asumir la responsabilidad en ella.
Porque habla del mismo principio, me encanta la campaña Se Acabaron las Excusas, del Fondo de Prevención Vial, cuyo objetivo es educar a la ciudadanía para que se responsabilice de su comportamiento en las calles. Nos invita a tomar responsabilidad por nuestros pensamientos, palabras, acciones y resultados. Puedes pasarte la vida sacando disculpas y dando explicaciones de por qué las cosas están como están, pero eres TÚ el que se está negando a cambiarlas, eres TÚ el que se está frenando. Por fortuna, nunca es tarde, todavía estás tiempo. Si quieres ver mejoría en tu vida Se Acabaron las Excusas.

opinion@vivirenelpoblado.com