Santa María de los Ángeles tiene un plan parcial

 

El diagnóstico del sector y la justificación del plan parcial

Durante el diagnóstico se encontró que el sector de Santa María de los Ángeles tiene poco equipamiento público. Solo hay 3 pequeños parques que suman 4.383 metros cuadrados para las 3.691 personas del barrio. Lo que quiere decir que cada habitante tiene un promedio de 1.19 metros cuadrados de espacio público. Además debido a que los bordes del barrio, en límites con las Avenidas Las Vegas y El Poblado, están completamente desarrollados, el plan buscará intervenir la zona central, ya que es baja en altura y puede ser más fácilmente modificada.

Nuevas edificaciones y residentes

El plan permitirá la construcción de edificios de 15 a 20 pisos de altura. Con la condición de que solo se permitirá vivienda con un área de 150 metros cuadrados, como mínimo. Con ello se busca que la densidad de población esté acorde con el espacio público y vías del sector. Sin embargo la comunidad manifestó su preocupación por los 3 grandes proyectos de vivienda que se están construyendo en el sector: Angelus, San Carlos y Amatista. “Veo muy beneficioso la construcción del parque y abrir nuevas vías con mayor razón, pero nos preocupan los edificios que están tratando de construir, con torres muy altas que van a tapar la vista, la luz y el sol a los edificios más bajos que ya existen” afirmó Maruja Santamaría, residente del barrio.

El plan promete más espacio público

Para el plan parcial se intervendrán 3 manzanas, agrupando los lotes en 3 unidades de gestión, según los proyectos consolidados y condiciones físicas de cada manzana. Cada unidad de gestión tiene la obligación de aportar 20% del área construida para espacio público.

La idea es que se concentren las obligaciones en un parque (1 manzana) de 6.300 metros cuadrados, diagonal a la Iglesia, en todo el centro del barrio. Para preservar la vegetación existente del sector, la mitad del parque tendrá una zona verde arborizada y la otra mitad un parqueadero subterráneo (de 1800 metros cuadrados) con capacidad para 67 estacionamientos, ya que uno de los principales problemas es la congestión que se forma para que la gente estacione cuando va a la iglesia.

Como cada plan parcial debe tener un equipamiento cultural o educativo, se construirá dentro del mismo parque un edificio que sirva a la comunidad de centro cultural, teatro o galería.

Nidia Acero, Directora de Planes Parciales del Municipio, afirmó que para garantizar el sostenimiento del parque se buscará entregar estos espacios a la comunidad a través de mecanismos como comodatos, donde la financiación se logre, por ejemplo, con el parqueadero, o las actividades que se generen en el edificio cultural. Y así mismo se habilitará un paso peatonal arborizado (parque lineal) que comunique a la calle 17Sur con la Avenida Las Vegas. Finalmente el plan incluye la ampliación y mejoramiento de las vías.

En total serán 7.788 metros cuadrados de espacio público que el plan parcial dejará al barrio. “Con este aporte, se evita que los constructores paguen sus obligaciones en otro sector y se le brinda a cada habitante del barrio un promedio de 1.89 metros cuadrados de espacio público de calidad, acoplado al desarrollo urbano de la zona”, explicó el arquitecto de la propuesta, quien asegura que es la primera vez que los privados en un barrio de estas características le ponen un parque a la ciudad para consolidar un área con un desarrollo urbanístico integral, donde se integren armónicamente lo público y lo privado.

No se puede construir hasta que no esté aprobado el plan parcial

Según la firma de arquitectos que desarrolló la propuesta, el plan parcial cuenta con la aceptación del 87% de los propietarios. Pero afirma Planeación que mientras no esté aprobado el plan por la Alcaldía no se puede sacar una licencia de construcción ni construir en el área donde se desarrollará el Plan Parcial. “Un edificio solo puede construir su sala de ventas porque la ley lo permite”, aclaran. El plan está en su fase final. Esta a la espera del comité consultivo y luego, de ser aprobado, sería decretado por el Alcalde: se espera que este año sea sancionado. Inmediatamente se pueden solicitar licencias de construcción. La vigencia del plan es de 10 años.

Otras inquietudes de la comunidad

En términos general el balance de la comunidad fue positivo. Ángela Pérez, residente del sector dice que como arquitecta no se puede negar que a la ciudad le conviene densificar en esta zona donde hay vías, infraestructura de servicios y algún equipamiento. Dice que es más conveniente que aprobar la construcción en zonas como las transversales, las lomas y las laderas de la ciudad. “Como residente tenía mis preocupaciones por las altas densidades y por el incremento en el número de vehículos. Pero veo que en el plan está consolidando el uso de vivienda amplia, hay nuevos espacios públicos, y áreas libres. En lo que sí se quedaron cortos fue en incluir la zona donde está Comcel, quizás porque no hay interesados para construir, pero se está generando un gran deterioro a la comunidad por los venteros ambulantes, congestiones, mal uso del espacio público y venta de drogas”, dice la residente. Así mismo, otros habitantes plantearon que sería importante dar un nuevo uso al edificio Monaco, donde actualmente hay dependencias de la Fiscalía, pero como este sector no está incluido dentro del plan, no lo intervendrá.