Sánduches, alimento de condes

Sánduches, alimento de condes
1762. El aristócrata inglés, John Montagu, cuarto conde de Sandwich, tras numerosas horas de juego de cartas pide a sus sirvientes, para no ensuciarse las manos y despistar el hambre, un trozo de carne en medio de dos panes.

Esta solicitud se le convertiría en una costumbre y pronto este tentempié ganaría notoriedad bajo el nombre del conde, si bien son varias las fuentes que no lo acreditan como su inventor.
Preparados del mil maneras y bajo la influencia de cocinas de todo el mundo, los sánduches no pasan de moda. En Medellín hay alternativas recientes, tan variadas como apetitosas. En los contenedores de Zona Libre, en la calle 9, está La Moderna, sitio especializado en sánduches argentinos, inspirados particularmente en los de la región del norte de dicho país. Suculentos son sus sánduches y milanesas de chancho, vaca y pollo (hechas con carnes apanadas asadas), que pueden ordenarse en pan artellano o baguette. Igualmente vale la pena probar su original patinesa (hamburguesa argentina) y su choripán.
En Panserif Artesanal, en la calle 8A con la 36, la inspiración proviene de las bocatas españolas, preparadas con ingredientes muy naturales y frescos. De hecho, sus salsas, jamonados, roast beef, entre otros productos, son elaborados allí de manera artesanal. De las 25 opciones disponibles de sánduches de Panserif Artesanal, sugerimos el de beef al vino con mostaza y cebolla, el de lomo, con pico de gallo y bbq, y el de falafel con aguacate y negrilla (salsa de vegetales rostizados y soya).
Lunch Company, en Vizcaya (y a domicilio), encanta por su diversidad y calidad. Con la posibilidad de elegirlos en tres tipos de pan (integral, baguette y focaccia), sus sánduches, tanto calientes como fríos, son verdaderamente placenteros al paladar, en particular el italiano especial, el tres quesos y el de atún California. Muy destacables también son los sánduches de Mundo Verde, en la Vía Primavera; los italianos de Pietra Santa en el Mall 43 Avenida; los de la Salsamentaria Excelsior en la Calle de la Buena Mesa; y los de Los Cubanos de Fidel en la Nutibara.