Salidas de la bandeja de entrada

“En 2001 empecé a usar internet para ofrecer mi música, blogs, etcétera, sin tener problemas de derechos de autor ni cosas así. Además regalo no solo las canciones, sino las grabaciones originales de las mismas para que otras personas la manipulen, la remezclen o simplemente jueguen con ella”. Una idea, nada más y nada menos.

 ¿Simple, no? Pues la propuesta tuvo gran acogida y de ella salió un álbum completo de canciones hechas por músicos de todos los calibres. “La cosa empezó como una idea novedosa, pero los resultados sobrepasaron mis expectativas. Aparte de convertir en arte algo tan fastidioso como el spam, me alegra tener la oportunidad de mostrar al mundo algo de la escena musical independiente que circula en internet por estos días”.

Ya se sabe que internet no es un lugar, ni un país, pero precisamente por eso muchas personas se han volcado en él, y con ellos han expuesto toda su creatividad para que quien sea capaz la pueda apreciar. Como está dicho arriba, una buena idea y algo de iniciativa, no es mucho lo que se pide. Son muchas personas en todo el mundo, y hay muchachos de Medellín protagonistas de ese mundo en otros campos del arte, que han encontrado allí el mejor escaparate para su inventiva.

Brad sucks

El muchacho de esta historia se conoce en internet como la banda de rock Brad sucks. El solo es el compositor, músico, ingeniero de sonido, mezclador y distribuidor de la música de su banda unipersonal, y además fue el líder detrás de Outside the Inbox. Su música ha sido calificada por la crítica como de letras vívidas y pegajosas, con una extraordinaria sensibilidad pop. Los que saben le encuentran influencias de Beck, Moby, Folk Implosion y John Vanderslice, en su primer trabajo solista llamado No sé qué estoy haciendo; sin embargo, sigue siendo más conocido como el motor de las canciones del spam, álbum de 13 canciones (una de Brad) que ha tenido relativo éxito en lugares tan disímiles como Alemania, Suráfrica y Australia.