Sabores para disfrutar de paseo a la Costa Atlántica

Si este año viaja a la Costa Atlántica, hágalo sin prisa y sin afanes. Tómese su tiempo con este recorrido gastronómico. Proponemos que salga de Medellín a las 5:00 a.m.

Estadero Santa Rosa

Más de 50 años tiene este emblemático lugar en el que proponemos la primera parada hacia la Costa Atlántica. Este lugar convirtió al pandequeso en un producto típico de Santa Rosa de Osos. El acompañante perfecto es una aguapanela caliente con un toque de canela, seguro le dará las energías necesarias para empreder el viaje.

Restaurante Mina Vieja

Después de una hora de recorrido, llega el momento del desayuno. Pasando Yarumal está el restaurante Mina Vieja. Sus arepas son de fama: son hechas de maíz molido y, además, son enormes. Pídala con quesito y huevos revueltos con aliños.

La Quesera de Chucho

Pase Brisas del Cauca, Puerto Valdivia y Tarazá. Entre este último y Caucasia está el corregimiento de El Jardín. Deténgase un momento y pregunte por la Quesera de Chucho para probar un delicioso queso tipo mozzarella. Llévese algunos y así tendrá un rico producto para que al día siguiente desayune junto al mar.

Lácteos Planetarica

Antes de entrar en la región Caribe, disfrute de productos lácteos de leche de búfala. Podrá encontrar bocconcini, burrata, queso costeño, arequipe, ricotta y queso mozzarella entre otros. Es una deliciosa opción para comprar muy bueno productos.

Los quibbes de Deyanira

En Cereté está la parada para picar algo antes del almuerzo. Delicias árabes como quibbes y empanadas son las que ofrece Deyanira en una pequeña casa de paredes rosadas. No deje de probar cada uno de los productos de la carta y claro, siempre pida un poco de salsa de ajo.

La plaza de Lorica

Además de ser un monumento nacional, el Mercado Público de Santa Cruz de Lorica es una experiencia para todos los amantes de la gastronomía. Especias, productos frescos, pescados de río y de mar, entreo otros insumos se encuentran allí. Aproveche para almorzar.

Diabolines y rosquillas

La riqueza de la sabana es inmensa, lo que hace que al borde de la carretera existan buenas opciones para parar a almorzar. Predominan, eso sí, las comidas rápidas. Sin embargo, no se puede dejar de comprar en los peajes rosquillas o diabolines, amasijos hechos de almidón de yuca y queso costeño.

Los Jugos del Coste

La jornada ha sido agotadora. La Costa Atlántica espera. Pero, antes, descanse un rato en el parque de Tolú. Tómese un jugo de zapote costeño en el quiosco que hay en el costado norte. Recomendados, también, el de banano, el de níspero y el milo frío.