Rumbo a El Trapiche

25 volquetas trabajan en Space recogiendo los escombros que quedaron luego de la implosión de las torres 1 a la 4. Cada una hace de tres a cuatro viajes diarios

Lunes 29 de septiembre 9 am. La volqueta doble troque de placa TPZ 807 de Medellín espera en Space a ser cargada con aproximadamente 25 toneladas de escombros. Dentro de ella está Juan Manuel Vélez, su conductor. En “la obra”, como la llama el ingeniero Mauricio Vélez –de VLtran S.A.S., empresa contratada por el Municipio para recoger los escombros–, también están Óscar, César y Néstor, operadores de las máquinas “orugas con balde” y “oruga con cizalla”. “¿Cizalla?, ¿qué es eso?”. –“Es una máquina que tiene una pinza y va quebrando las placas y el hierro”, nos responde Mauricio. Pasados 25 minutos y mientras John, su ayudante, rocía agua para aplacar la polvareda, Óscar termina de cargar la volqueta de Juan Manuel. Luego Albeiro, otro de los obreros, se sube a ella de un brinco, acomoda algunos trozos de escombros y la encarpa. Entre tanto, Juan Manuel firma una planilla que le entrega Diana, la encargada de hacer el control de viaje. Es la única mujer que trabaja en el lugar; despacha cada volqueta que sale hacia la escombrera. Todos deben firmar una planilla. Ya en la portería, Juan Manuel espera a que Ferdy Harley, quien está sobre la vía del Padre Marianito controlando el tráfico del sector, le dé la largada después de asegurarse de que no vengan carros. “Mi puesto es el pare y siga”, dice Ferdy, por aquello de la paleta con que ordena el tránsito.

Pulcritud ante todo
La disposición final de los escombros de Space es la escombrera El Trapiche, en Girardota. Juan Manuel conduce sin zapatos pero con medias, como buen volquetero; la mayoría lo hace por comodidad y para no ensuciar las cabinas y, a juzgar por las que vimos, se cumple el objetivo pues estaban tan limpias como un altar. Mientras sus dueños conducen, los zapatos quedan a buen recaudo en un rinconcito, junto a la puerta del carro.

Son las 10:15 am. A la entrada a El Trapiche, Juan Manuel se registra en una caseta, a borde de carretera. Se calza para bajarse, y al pie de la volqueta, con unas gafas polarizadas de tonos morados, posa para la foto. Apresuradamente se monta de nuevo y se pierde en El Trapiche. Como él y su TPZ 807, todos los días 25 volquetas y sus conductores son los encargados de transportar hacia la escombrera los 30.000 metros cúbicos que dejó la implosión de las torres 1 a la 4 de Space el pasado 23 de septiembre. La función durará hasta finales de noviembre, hasta que en Space no quede piedra sobre piedra.


Ingeniero Mauricio Vélez


Ferdy Harley Bedoya


Juan Manuel Vélez, conductor de volque