Rumba hasta las 3 de la mañana

El planteamiento de la administración Fajardo es “permitirle a la ciudadanía vivir la noche en sano esparcimiento”.

Como contraprestación los comerciantes se comprometieron a respetar el horario de las 3, no recibir clientes menores de edad o a personas con armas de fuego, y cerrarle el paso al licor adulterado, al de contrabando y a los alucinógenos. Todo quedó firmado, como también que la Alcaldía cancelará el beneficio si descubre que en un sector al menos el 20 por ciento de los negocios está violando el acuerdo. Según la Secretaría de Gobierno debe haber diversión y productividad, pero también seguridad y convivencia.

En ninguno de los puntos, sin embargo, mencionan explícitamente el control del ruido, uno de los condicionantes históricos en El Poblado de la convivencia y del respeto de la ley.

Otra de las novedades en el tratamiento que la Alcaldía le está dando a la noche la constituye la participación de residentes en la evaluación del cumplimiento de los acuerdos. El 17 de marzo se hará el balance a Barrio Colombia y el 25 de abril a Las Palmas y la Zona Rosa.

Los comerciantes también se comprometieron a sostener un mecanismo de comunicación directa con la Policía, a promocionar la campaña Entregue las llaves, y a vigilar que sus clientes no consuman bebidas alcohólicas en el espacio público.

Algunas medidas

Las Palmas: el comité de comerciantes diseñará con el Hospital General un plan de contingencia y de emergencia en beneficio del sector.
Barrio Colombia: los clientes embriagados tendrán a mano el servicio de taxis y, sin cobro, podrán dejar sus vehículos en los parqueaderos.

Zona Rosa: el comercio comprará cuatro cámaras de vigilancia, que serán manejadas por la Policía.