Responde a medias

   
  
  
 Visiblemente incómodo por las preguntas, Monseñor Javier Tobón, Párroco de la Iglesia San José de El Poblado, explicó que su parroquia, propietaria del Cementerio de El Poblado ubicado en el barrio Manila, no recibe más cuerpos porque no tiene los recursos económicos para cumplir con una reglamentación ordenada por el Ministerio de Protección Social.
“A nosotros la comunidad no nos llama. Nosotros nunca hemos hablado de vender el cementerio, además no podemos cumplir las normas de la Resolución 1447 de 2009 del Ministerio de Protección Social, es imposible y por eso se convierte en cenizario”, dijo Monseñor Tobón.
El Padre Germán Darío Lopera, agregó que “las normas de la resolución bajo el presupuesto de la parroquia no se pueden cumplir, si damos apertura para que lleven cadáveres cierran el cementerio y ahí no se podría usar ni de cenizario ni de nada. La parroquia quiere evitar eso”.
Monseñor Tobón enfatizó que la demanda de bóvedas en el cementerio era mínima, y que en 2009 “sólo llevaron unos tres cadáveres”. Al preguntarle sobre qué puntos específicos de la resolución el cementerio no puede cumplir, se negó a contestar.

Si desea conocer la totalidad de la Resolución 1447 de 2009 del Ministerio de Protección Social. Click