Residencias de arte en Medellín

Residencias de arte en Medellín
Artistas extranjeros desarrollan sus obras sumergidos en la vida de la ciudad

No son galerías, no son museos, ni academias. Espacios como Campos de Gutiérrez, Taller 7, Casa Imago y Casa Tres Patios sí exhiben arte, pero son lugares alternativos de creación. Esto lo hacen por medio de las residencias artísticas.

Taller 7 ha estado haciendo este tipo de programas desde 2004. El programa consiste en recibir diferentes artistas de otras ciudades y otros países, quienes viven por un tiempo en la casa de Taller 7, en el sector de El Estadio. “La idea es que tengan una inmersión total de creación, en un contexto estimulador y con una conexión con Medellín que nutra o inspire la la obra”, explica Julián Urrego, uno de los integrantes del taller. El enlace se hace por contacto directo a través de las páginas web, por recomendación de artistas que ya lo han hecho o por medio de convocatorias que estas casas hacen durante el año.

Casa Tres Patios, creación del artista estadounidense Tony Evanko, ha estado ofreciendo estas residencias desde 2007 cuando el Museo de Antioquia, por medio del programa MDE2007, le pidió recibir a varios artistas y sus obras. Desde entonces ha tenido 75 residencias con creadores de todos los continentes. 

Para poder hacer la residencia, el artista plantea un propuesta sobre la obra que quiere desarrollar en su estadía en Medellín y según lo relevante y aportante que esta sea para la ciudad, es elegido, o no, por Evanko y su equipo. Los artistas llegan, se quedan desde unos pocos días hasta tres meses, desarrollan sus obras, y las exhiben, pero, además, deben elaborar talleres de aprendizaje o trabajos artísticos con la comunidad. “Traer el arte y su apreciación a la comunidad, a todos los niveles, es importante”.


Tony Evanko

Ana Terry y Don Hunter

En eso trabajan en este momento Ana Terry y Don Hunter, dos artistas de Nueva Zelanda quienes se enteraron de la residencia de Casa Tres Patios por una amiga que la hizo. Ellos dos vienen con una propuesta en torno al agua, que hace parte de un colectivo mayor de Nueva Zelanda, así que trajeron obras de otras personas y estarán desarrollando su propuesta (instalaciones con movimiento y con las que el público puede interactuar) durante unos meses en la ciudad.

Para ello han visitado el río Medellín en medio del Valle de Aburrá y en su nacimiento, y el Museo del Agua. Además, trabajarán con artistas locales que conecten sus obras con aquellas de Nueva Zelanda y así hacer “un diálogo sobre el agua a través del Pacífico”, dice Ana llena de entusiasmo. La exposición de esta pareja estará exhibida a partir del 14 de junio en la Casa Tres Patios.