Regresa Sargento García a Medellín

Regresa Sargento García a Medellín
El creador del género musical “salsamuffin” vuelve a nuestra ciudad para ofrecer un concierto el domingo 25 de este mes, en el marco del segundo mercado cultural Circulart 2011

No es hip hop aunque parece, no es salsa pero se escuchan congas, no es reggae ni rock pero suena similar. Tampoco se trata de un oficial del ejército. Bruno García, alias Sargento García, es un músico francés que se ha encargado de viajar por diversas partes del mundo, preferiblemente de América Latina, donde ha compartido con sus culturas y ha investigado a fondo las raíces musicales de cada país para realizar sus creaciones.
Su sensibilidad con los diferentes ritmos viene desde la conformación de su familia. De madre francesa, padre español vasco y primos africanos que lo visitaban en París, Bruno escuchó música africana y soul entre otros géneros más. “Crecí en una familia mestiza y en un barrio mestizo también. A la hora de hacer música empecé con el punk, luego poco a poco me fui metiendo con la música del Caribe, y ahora veo que lo mío es un puente entra la música jamaicana con la latina”, dijo este cantautor.
De sus viajes y vivencias en cada lugar al que llega, Bruno ha alimentado su oído y ha convocado a músicos de diferentes nacionalidades para que participen de sus discos. Cuando Sargento está en escena, alrededor suyo cuenta con cerca de ocho músicos que le dan el estilo a su “salsamuffin”. “Es el hilo invisible de mi vida desde hace más de 15 años. Hice música en Cuba, Jamaica, México y ahora, de mi nuevo álbum, hice gran parte en Colombia”, comentó.
El domingo 25 de septiembre a partir de las 3 de la tarde en el Parque de Pies Descalzos, con entrada libre, Sargento García se presentará con Puerto Candelaria y Doctor Krápula para cerrar Circulart 2011, evento cultural de tres días que reunirá músicos, artistas, productores y especialistas en mercadeo cultural, entre otros.
Desde un hotel de Austin, Texas, Bruno habló con Vivir en El Poblado a propósito de su presentación en Medellín.

¿Qué es “salsamuffin”?
Es un puente musical entre la musica latina y la jamaicana cuyo eje central es el tambor afro-caribeño. Todos estos años he investigado la música popular del Caribe y de Latinoamérica. La música de esta parte del mundo me pareció más que interesante, creo que es un laboratorio de mestizaje y todo eso es lo que me ha atraído, como las culturas africanas. Estas zonas están llenas de preguntas, dilemas, decisiones y migraciones. Es una manera de decir que el mundo ha sido nómada y que tiene que mezclarse.

¿Cómo combinar géneros sin perder calidad?
He realizado mucho trabajo de investigación, hay que saber llevar los ritmos modernos y que hay diferentes formas de tocarlos. Por ejemplo, en Cuba no es lo mismo la música oriental de la isla que la de otras zonas. Para que el trabajo final salga bien hay que conocer los ritmos y estudiarlos. En hip hop hay unos sonidos que utilizamos pero otros no, porque sabemos que nos van a alterar el balance con lo demás. Lo importante es sostener la raíz.

¿Qué le ha aportado musicalmente Colombia?
Llevo 5 años recorriendo Colombia. He conocido Bogotá, Medellín, Cartagena, Pasto, Putumayo y Cali, entre muchas partes más. Desde que llegué me quedé impresionado con la cantidad de músicos talentosos que hay, por ejemplo la banda La República. Por las características de Colombia pensé que era interesante trabajar como ya lo he hecho en otros lugares. Este país es un resumen de muchas culturas del Caribe, salsa, hip hop, reggae, música tradicional, afro, indígena. Todo hace una riqueza muy interesante. El nuevo disco, Una y otra vez, esta grabado parte en Cuba, Colombia y Francia. En las canciones hay 10 músicos colombianos de la nueva generación, de agrupaciones como Bomba Estéreo y La 33.

¿Cuáles han sido sus principales influencias musicales y con qué artistas le gustaría trabajar?
Indudablemente en rock, The Clash ha sido la influencia más grande. En reggae muchos, pero digamos que Bob Marley, y en la música latina Rubén Blades ha sido mi referencia. Una vez en México tuve la oportunidad de compartir un desayuno con Blades, me reconoció porque hice su canción Desapariciones y me dijo que le gustó, es un grande. Quisiera hacer algo de música con Calle 13, me gusta la actitud y lo que hace René, es muy original.