Regresa el fantasma de El Chispero

   
  
 Habitantes de El Chispero esperan conocer los nuevos diseños de La 34 y concertar con la Alcaldía la reubicación de las casas que sea preciso demoler. 
 

 
 

Entre la Transversal Inferior y la Avenida 34, por la Loma de Los González, queda el barrio conocido como El Chispero, habitado en su mayoría por personas de la misma familia: Los González. No viven en unidades cerradas ni edificios, sino en casas sencillas que tienen la particularidad de pertenecer al estrato dos y permanecer abiertas día y noche, dada la tranquilidad, la seguridad y el ambiente de camaradería que se vive en el barrio. Uno de los lazos más fuertes que une a los residentes de este sector es el sentido de pertenencia y arraigo, afianzado por el orgullo de saberse fundadores de El Poblado, donde han vivido por varias generaciones, como lo refrenda el apellido que le dio nombre hace varias décadas a esta Loma. A lo largo y ancho de las pequeñas aceras que unen El Chispero, son varias las casas que sirven a su vez de tiendas, o de fábricas de arepas, talleres de modistería y arreglo de motos, trabajos gracias a los cuales sobreviven muchas de las familias que aquí habitan. Sin embargo, sobre el pequeño oasis se cierne hace varios años un fantasma que los atemoriza y que en este 2010 resurge con fuerza: la ampliación a doble calzada de la Avenida 34 y la consecuente demolición de al menos 14 viviendas de la zona.

Obra prioritaria
Para la administración del alcalde Alonso Salazar, la ampliación de la Avenida 34 es prioritaria dentro del plan vial de El Poblado y está contemplada en el paquete de 13 proyectos para construir mediante el sistema de valorización. Tal y como lo informó en noviembre pasado en Vivir en El Poblado Juan Carlos Restrepo, Subsecretario Técnico y Líder de Diseño de la Secretaría de Obras Públicas, se prevé que las obras de ampliación de La 34 inicien este 2010 y concluyan en 2011. Al fin y al cabo, está catalogado como el segundo proyecto en orden de importancia para esta zona, luego de la construcción del puente de la Calle 4 Sur. “Esta obra es considerada de gran importancia por su incidencia positiva sobre la movilidad y por estar vinculada a un proyecto que desarrolla la Alcaldía con recursos ordinarios: la continuidad de la Avenida 34 entre Las Palmas y Palos Verdes”, argumentó Juan Carlos Restrepo.
Además, según lo manifestado por la Alcaldía, la Avenida 34 y su ampliación son fundamentales para que a mediano plazo la ciudad cuente con un sistema de transporte público similar al tranvía, que facilite el desplazamiento de los ciudadanos y descongestione el tránsito. Para el ingeniero Juan Guillermo Gómez, técnico del Fondo de Valorización de Medellín -Fonval-, la reubicación de 14 viviendas en El Chispero es necesaria para adelantar este proyecto. Sin embargo, el Municipio reconoce que el tema requiere especial atención “dado que los propietarios tienen un gran arraigo en el sector. Hay que buscar una solución con ellos para lograr la reubicación en la misma zona, porque si uno los saca de ese entorno les daña la vida completamente”, adujo el ingeniero Gómez.

“Qué van a hacer con nosotros”
Habitantes de El Chispero manifestaron que todavía no han recibido notificación oficial de la Alcaldía sobre los nuevos diseños y planes que se tienen para el sector. Celia González, modista y líder comunal, expresó que “uno de los temores es qué van a hacer con nosotros. Queremos concertar con el Municipio, pero aún estamos esperando sus propuestas. No nos oponemos al desarrollo y a las obras que se necesitan para la movilidad, pero consideramos que primero deben terminar la primera calzada de La 34, ampliar Los González y cuando hagan las demás vías evaluar si hay necesidad de ampliar esta”. En el mismo sentido opinó el sastre Emilio Mejía, para quien la solución “no es desplazar gente para ampliar vías sino abrir nuevas. En El Poblado hay 21 calles cerradas que si se abrieran lo descongestionarían, y así se lo propusimos al Municipio”.
Otro vecino, José Antonio Loaiza, no le ve inconvenientes al traslado, siempre y cuando sea en la misma área. “A mí que no me den plata: que me trasladen por aquí mismo para estar tranquilo”, dijo. Mientras tanto, Ramón Antonio González fue tajante al desaprobar los planes de la Alcaldía. “No entiendo por qué dejaron construir todas esas grandes unidades cerradas, y no las tocan para nada, pero en cambio aprovechan una oportunidad para sacar a los pocos pobres que vivimos por aquí, que somos los fundadores directos de lo que era El Poblado y la Loma de Los González”.