Rafael Vega Bustamante

Rafael Vega Bustamante / Foto Carlos Tobón
Rafael Vega Bustamante / Foto Carlos Tobón

Rafael Vega Bustamante. Emblemático librero y gestor cultural. Desde niño, influenciado en gran medida por su padre, desarrolló una sana obsesión por la literatura y la música, aficiones que con el transcurrir de los años forjarían su ruta de vida.

Durante más de 60 años fue el propietario y el alma de la Librería Continental, lugar que perdura en la memoria de varias generaciones de lectores y que cerró sus puertas a principios de este siglo, debido en gran parte a la crisis económica de finales de los años noventa.

Tras culminar su bachillerato en el Colegio San José, trabajó con su padre en un almacén de muebles. La idea de crear la Continental, que en un comienzo se llamaría Universal, se originó en sus continuas visitas a las librerías Nueva y Marín, de propiedad de algunos familiares, y en donde laboraba su hermano mayor. Junto a él, y con apoyo de su padre, consiguió un local en Maracaibo con Junín, que funcionó desde 1943 hasta 1950. Luego trasladaron la librería a la esquina de la Playa con Palacé, donde se hizo célebre y se convirtió en un referente, gracias a la atención personalizada y conocimiento de Rafael y al amor por los libros que él y su personal transmitían a sus numerosos clientes. Según este antioqueño nacido en Girardota “en la Continental no había alcanza libros”, nombre con el cual los libreros se refieren a aquellos colegas que trabajan exclusivamente por la remuneración económica y no por vocación.

Paralelamente a su labor de librero, siempre ha sido un reconocido gestor y promotor de eventos y proyectos culturales en Medellín. Además de ser uno de los fundadores del Teatro Metropolitano, el Conservatorio de Música de la Universidad de Antioquia y de la Asociación Medellín Cultural, Rafael Vega ha sido uno de los críticos de música clásica de mayor prestigio en el país; incontables artículos y columnas editoriales de su autoría han sido publicadas durante varias décadas en distintos periódicos y medios locales. Destacables también han sido su liderazgo y esfuerzo en la organización de conciertos y espectáculos de alta envergadura en el Municipio.

Actualmente, a unos pocos días de cumplir noventa años (el 5 de junio), Rafael Vega continúa tan activo como su prodigiosa memoria, aquella con la que reconstruye minuciosamente hechos y anécdotas del pasado, muchas de ellas registradas en su autobiografía Memorias de un Librero. Es miembro y secretario de la junta directiva de Medellín Cultural, además de ser su asesor musical, y continúa ejerciendo otra de sus grandes pasiones: la radio, mediante el rol de comentarista en los programas de música clásica de la Emisora Cultural Universidad de Antioquia, institución que le otorgó, en 2002, el título Honoris Causa en Gestión y Promoción Cultural. Retratado por Carlos Tobón en mayo de 2011.