Quítate la máscara

Uno de mis lugares favoritos en Chicago se llama Pritzker Pavillion. Es un teatro al aire libre en Millenium Park. El escenario está cubierto por una gran concha acústica, hecha de láminas gigantes de acero inoxidable que le dan un aspecto futurístico. Este teatro fue diseñado por el famoso arquitecto Frank Gehry.
Danielle Laporte cuenta la historia de Gehry en su libro The Fire Starter Sessions. A principios de los 80, Gehry fue elegido para diseñar un centro comercial llamado Santa Monica Place, en Los Ángeles. Diseñó el edificio con el típico estilo de esa época: de concreto, con líneas rectas y pintado de color rosado. El día de la inauguración, el director de Santa Monica Place fue a comer a la casa del arquitecto. Al llegar, el invitado se sorprendió al ver que la casa, también diseñada por Gehry, era muy diferente al centro comercial. Tenía paredes de acero inoxidable, ventanas curvilíneas y picos muy altos. “¿Te gusta tu casa?”, le preguntó. “Sí”, respondió el arquitecto. “Si te gusta esta casa no te puede gustar Santa Mónica Place”, le dijo el director. “No, no me gusta”, confesó Gehry un poco tímido. –“¿Entonces por qué la construiste?”. –“Pues tenía que hacer dinero, concluyó el arquitecto.
Después de esta conversación, Gehry tomó la decisión de solo diseñar lo que lo apasionaba, de expresar en sus edificios al verdadero Gehry. Al día siguiente canceló los contratos que tenía con ese director, los cuales equivalían a una suma grande de dinero, y se dedicó a crear edificios que realmente le gustaran.
Gracias a esa decisión de ser auténtico, sus obras fueron citadas como las más importantes de la arquitectura contemporánea en la Encuesta Mundial de Arquitectura de 2010.
En tu autenticidad está tu poder. No hay una mejor manera para vivir plena y exitosamente que siendo lo que en realidad somos. A cada uno se nos dio un regalo muy especial, algo en lo que somos brillantes por naturaleza. Sin embargo, muchos de nosotros tapamos lo que somos con máscaras de identidades que creemos que son mejores a la nuestra. A veces esas máscaras son tan fuertes, que olvidamos quiénes somos en nuestro interior.
Sigue el ejemplo de Gehry y di NO a lo que no es auténtico para ti. Empieza por ser honesto contigo mismo. ¿Estás siendo transparente en tu vida? ¿Tus palabras, acciones y corazón están alineados? Ser auténtico no significa ser perfecto; por el contrario, significa que muestras tus imperfecciones y muchas veces al hacerlo te puedes sentir vulnerable. Pero la grandeza nace de lo vulnerable. En su larga investigación sobre qué hacía que las personas vivieran plenamente, la socióloga Brene Browne concluyó: “La vulnerabilidad es donde nacen la felicidad, la creatividad, el sentido de pertenencia y el amor”.
¡El mundo quiere conocer tu verdad, quítate la máscara!
opinion@vivirenelpoblado.com