“Queremos más buena música en Medellín”

Del éxito de la octava versión del Festival Internacional de Música hablan las cifras presentadas por los organizadores al término del evento

La violinista española Leticia Moreno interpretó el Concierto para violín en Re menor, de Sibelius. El canal de televisión Une anunció que transmitirá en diferido el concierto de cierre y otras cuatro presentaciones del Festival

Por Álvaro León Pérez

La unión, sin precedentes, de la Orquesta Filarmónica de Medellín con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Eafit, y la actuación de la virtuosa violinista española Leticia Moreno fueron el cierre perfecto para el Octavo Festival Internacional de Música.

Con más de 140 músicos en escena y un programa que incluyó al Concierto para violín en Re menor, Op. 47 de J. Sibelius y la Sinfonía No.5 en Re menor, Op. 47 de D. Shostakovich , el concierto de clausura, llevado a cabo el lunes 7 de septiembre en el Teatro Metropolitano, estuvo a la altura de un evento que año tras año se consolida más como un referente cultural de primera línea para la ciudad.

No es para menos. Este año el Festival Internacional de Música de Medellín tuvo a España como país invitado de lujo y contó con una brillante nómina de artistas, incluyendo directores, solistas y agrupaciones de gran reconocimiento en Colombia y en el exterior.

Una fiesta con cientos de talentosos artistas
Fueron alrededor de 200 músicos los que durante diez días hicieron gala de su talento en doce conciertos y recitales, a los que asistieron más de 15.000 personas. Mención especial merecen los solistas españoles Roberto González-Monjas (violín), Javier Perianes (piano) y Leticia Moreno (violín); además de los colombianos Santiago Cañón (chelo) y Sergio Posada (piano); y el suizo taiwanés Wen-Sinn Yang (chelo).

Cabe destacar que Roberto González-Monjas y Wen-Sinn Yang también fungieron como directores musicales en el Festival, junto a los colombianos Gonzalo Ospina y Alejandro Posada, quien es el director general del evento.

En lo que respecta a las agrupaciones, los convocados este año fueron la Orquesta Sinfónica Eafit, el Ensamble Sinfónico de Medellín, la Banda Trilogía, el Cuarteto de New World Symphony, el Ensamble de Cámara Filarmed, Nana Baudelaire y su grupo, la Orquesta de la Academia Filarmónica, y 100 de La Habana.

“No se trató de reunir a un montón de artistas para tener el mayor número de presentaciones, sino que se evidencia una selección cuidadosa de músicos y grupos talentosos, que permiten proyectar el Festival como uno de los mejores a nivel nacional”, afirmó Iván Camacho, licenciado en Música que viajó desde Bogotá para presenciar el concierto de cierre.

Música para todos
Entre el 28 de agosto y el 7 de septiembre la ciudad vibró al ritmo de jazz, música cubana, rock, salsa, pasillos, boleros, bandas sonoras de películas y las grandes obras del repertorio sinfónico y de cámara.

Alcanzar un público más amplio fue posible gracias a que la programación incluyó actividades en escenarios estratégicamente escogidos como el Teatro Metropolitano, el Teatro Suramericana, la Casa de la Música, el Parque de los Pies Descalzos, el Museo El Castillo, la Universidad Eafit y la Universidad de Antioquia. Fue una decisión bien recibida por el público así como que la gran mayoría de actividades tuvieran ingreso gratuito.

Carolina Agudelo, una de las asistentes, destacó que “la ciudad necesita más festivales como este y que se lleven los conciertos a todas las zonas de Medellín, porque algo universal como la música no debería estar disponible solo para quienes pueden pagar una boleta. En mi caso, asistí a cuatro presentaciones y me impresionó ver cómo toda clase de personas disfrutaban en torno a la música”.

De manera paralela a la programación artística, los organizadores desarrollaron una agenda académica, gracias a lo cual más de 140 jóvenes estudiantes de Música de la ciudad tuvieron la oportunidad de recibir cinco clases magistrales dictadas por solistas y directores invitados, de forma gratuita.


La interpretación conjunta de la Sinfonía No. 5 en Re menor, de Shostakovich, por parte de la Orquesta Filarmónica de Medellín y la Orquesta Sinfónica de la Universidad Eafit fue uno de los aspectos más comentados y celebrados por los asistentes al concierto de clausura

Estrenos locales y nacionales
Artistas, académicos y el público general recordarán como hechos memorables del Octavo Festival Internacional de Música de Medellín, los varios estrenos y presentaciones inéditas que se produjeron durante el mismo.

En primer lugar, el Festival fue la ocasión para que se presentaran, por primera vez en el país, las Tres piezas para flauta, cuarteto de cuerdas y arpa, de Daniel Gregory Mason. Asimismo, composiciones como Quinteto con arpa, de Bax; Invocación y danzas rituales para clarinete, flauta y arpa, de Henry Tomasi; Serenata Haffner en Re mayor, de Mozart; y Sonata para violín y piano, de Enrique Granados; fueron interpretadas por vez primera en la ciudad.

De igual manera, los espectadores medellinenses presenciaron por primera vez la interpretación, en una sola tarde, de la Integral de las sonatas para violonchelo y piano, de Beethoven.

36 horas de actividades
Las actividades realizadas durante el Festival Internacional de Música de Medellín completaron 36 horas de expresión artística y académica. La cifra es diciente a la hora de elaborar un balance del evento. También lo son las palabras de Aura María Vélez, espectadora y aficionada quien manifestó: “¡Quedamos con ganas de más música, queremos más buena música en Medellín!”.