“Queremos llevar el cine colombiano a todo el país”

En el marco de la Semana del Cine Colombiano
“Queremos llevar el cine colombiano a todo el país”
Adelfa Martínez Bonilla, directora de Cinematografía del Ministerio de Cultura, hace una radiografía del circuito del séptimo arte nacional

adelfa3

El pasado 25 de julio se realizó la inauguración de la quinta versión de la Semana del Cine Colombiano en la ciudad de Medellín. Este evento, que busca fortalecer la creación y producción cinematográfica en el país, es organizado por el Departamento de Cinematografía del Ministerio de Cultura.

Semana del Cine Colombiano

Actualmente, según Adelfa Martínez Bonilla, directora de la Dirección en Cinematografía del Ministerio de Cultura, el circuito de cine comercial apenas cubre un 4% de los municipios del país. Es decir, 53 de 1101 municipios tienen salas de cine. “Eso es muy poco, realmente”, acepta. “A nosotros nos interesa fortalecer los escenarios de formación de públicos, en los que están trabajando nuestros socios”.

adelfa5
Imagen de la película “La Sirga” del director William Vega

Por lo cual, asegura que “la Semana del Cine Colombiano tiene un propósito fundamental, que es poder llevar el cine colombiano a todas las regiones del país, mucho más allá del circuito comercial donde se estrenan las películas”.

adelfa7Sobre esta versión, Martínez Bonilla cuenta que en total “vamos a tener 520 proyecciones en 25 departamentos con 36 socios claves con los que estamos trabajando”. Entre esos aliados figuran “casas de la cultura, cineclubes, bibliotecas, universidades, entidades, instituciones y colectivos que se están tomando en serio el tema de la formación de públicos en Colombia”.

Sobre las películas que serán exhibidas, la directora de Cinematografía de MinCultura dice que, al igual que en las versiones pasadas, se proyectarán “todas las películas que fueron exhibidas comercialmente durante los últimos dos años”, que son un total de 34. Y que además, como novedad, se proyectarán “grandes clásicos del cine colombiano, que se estrenaron desde la década del veinte hasta la del ochenta”, restaurados por la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano.

Como parte de la programación, Martínez Bonilla dice que también “vamos a tener 11 funciones al aire libre”, y que más allá de los escenarios convencionales, “estaremos en Montería, Valledupar, Pasto, Ambalema, Villavicencio, Necoclí y Leticia, tratando de cubrir la mayor parte del país con el cine colombiano”.

Al igual que la inauguración, la clausura también se realizará en Medellín, el 1 de agosto en el Parque de los Deseos. Ese día se exhibirá la película ganadora, que será elegida por el público en el transcurso de la semana.

“Es uno de los momentos más importantes en la historia del cine colombiano”

adelfa1Según Martínez, uno de los elementos más importantes de la Ley de Cine, implementada en 2003, fue “la creación de un Consejo Nacional de Cine que tiene un mandato de representar a todos los sectores. Ahí están sentados los exhibidores, distribuidores, productores, creadores, agentes técnicos, directores, consejos departamentales de cine, y el Ministerio de Cultura, que lo preside”.

Este organismo, que cuenta con once representantes de los diferentes actores de la cadena productiva de la industria, “toma decisiones con respecto a la inversión de ese fondo para el desarrollo cinematográfico y cómo ejecutarlo, teniendo en cuenta las necesidades del sector. Es un ejercicio muy interesante, porque es de concertación, de poner en la mesa las necesidades y las prioridades que tenemos”.

Once años después de ser sancionada la ley, Martínez cuenta que “estamos estrenando un promedio de 19 películas al año. Antes estrenábamos solo cuatro”. Y que además, “ha mejorado la calidad y diversidad; y se han desarrollado diferentes géneros y miradas, nuevas generaciones y empresas productoras que están abordando nuestra diversidad desde todo punto de vista”.

Esta mejoría responde a medidas concretas, que hacen parte de esta ley. “Por un lado se creó un Fondo para el Desarrollo Cinematográfico que está alimentado por unos aportes sobre la taquilla que hacen los exhibidores, distribuidores y productores”, cuenta Martínez Bonilla. “Ese fondo es parafiscal, porque son recursos de la industria que se vuelven a invertir en la misma industria”.

La creación de este fondo, contribuyó a fomentar la autonomía económica de la industria. “Ya no necesitamos recursos del presupuesto nacional que depende de las voluntades políticas de los funcionarios. Tenemos una autonomía y un fondo propio, y la ley nos dice que, de ese fondo, un 70% se tiene que invertir en la producción de cine en el país. Desde la aplicación de la Ley de Cine, este fondo ha recaudado 106.000 millones de pesos.

adelfa2

Además, se “implementaron estímulos tributarios que están dirigidos a inversionistas y donantes que se vinculen a proyectos cinematográficos. Eso ha permitido que la empresa privada se haya interesado en apoyar el cine colombiano”; lo cual, durante los once años ha representado un total de 133.000 millones de pesos.

“Podemos decir que es uno de los momentos más importantes en la historia del cine colombiano. Es un muy buen momento, donde el sector cinematográfico se ha fortalecido y formalizado. Todos hemos aprendido mutuamente en el ejercicio de la ejecución de estos recursos, para sacar adelante las películas de la mejor manera”, expresa Martínez Bonilla.

Colombia, escenario del cine mundial

Hoy en día, la apuesta del Gobierno Nacional con respecto al cine, es la divulgación de nueva Ley 1556 de 2012, la cual “fomenta el territorio nacional como escenario para el rodaje de obras cinematográficas”.

Sobre esta medida, Adelfa Martínez asegura que “tenemos un incentivo muy importante que nos está permitiendo ser un país mucho más atractivo y seductor, para que películas internacionales decidan venir a Colombia, versus otros territorios en el planeta”.

adelfa6
Imagen de la película “La Plata D.C.” del director Juan Andrés Arango

Asimismo, manifiesta que este proyecto supone “pensar en temas como el de la formación, la distribución, la circulación, la legislación y, en general, todos los temas sensibles y susceptibles de poderse fortalecer, para que nuestro cine crezca de la mejor manera”.

“El cine se aprende haciendo”

Si bien la Dirección de Cinematografía de MinCultura tiene unas convocatorias para la realización de películas con los dineros del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, Martínez reconoce que falta formación en las regiones. “Es muy cierto que los proyectos que llegan de las regiones, no llegan a competir en igualdad de condiciones con respecto a proyectos que vienen de Bogotá, Medellín, Cali, o de lugares en donde el sector ha tenido acceso a formación. Ese es uno de los puntos frágiles que tenemos que fortalecer”.

Sin embargo, frente a esta situación por mejorar, “desde el Ministerio de Cultura, a través de la Dirección de Cinematografía, tenemos dos programas de formación interesantes”. En primer lugar, se encuentra el programa Imaginando Nuestra Imagen, “que es un semillero de talentos y un taller de acercamiento a la producción audiovisual”.

adelfa4

“A partir de ese proceso de formación surgen unos cortometrajes que realizan los grupos beneficiarios de esos talleres. Y esos cortometrajes los estamos poniendo en circulación en los diferentes festivales nacionales que tenemos en Colombia”, complementa Martínez.

Además, como segunda medida “estamos fomentando la coproducción de cortometrajes nacionales, como unos escenarios de fortalecimiento a la formación y al oficio en las regiones. El cine se aprende haciendo”.

Finalmente, Martínez Bonilla hace un llamado a las secretarías departamentales de cultura, “para que localmente también existan unas convocatorias y medidas de fomento a la producción local, que les permita a los jóvenes ir fortaleciendo su oficio, para que puedan llegar un poco más preparados a convocatorias como las del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico”.