“¡Qué tristeza que se deteriore!”

“¡Qué tristeza que se deteriore!”
“Pido a Espacio Público y a los vigilantes del parque La Presidenta –¡que tanto dinero costó!– hacer permanente control pues no solo está siendo frecuentado por malandros. Ya un vendedor de baratijas se apropió de las bancas como estanterías, y del piso como almacén tipo ‘agáchese’, mientras otros convirtieron el ‘deck’ en cama, dando un lamentable espectáculo”. Una queja de Luis Betancurt.