Que no lo corten

Que no lo corten

Una habitante de Bosques de la Concha, se queja: “Hace 13 años vivo con mi familia en esta unidad residencial y las mayores ventajas siempre han sido de la abundante vegetación y zonas verdes con las que cuenta. Hace poco, la administración decidió cortar un laurel con argumentos poco claros. El árbol fue revisado por una ingeniera forestal, quien confirmó que este no representa ninguna amenaza para la seguridad de los residentes. Nos gustaría, siquiera, dejar la constancia de nuestra oposición frente a este acto…”.