“¿Que la comuna 14 es la más segura?”

Lector preocupado
“¿Que la comuna 14 es la más segura?”
César Sáenz envió la siguiente crónica- denuncia, luego de ser testigo de varios hechos delincuenciales


Avenida 34 con Los Balsos

“Soy cotidiano transeúnte del cruce de la Transversal Inferior con la loma del Campestre. Un primer suceso ocurrió el 4 de mayo, cerca de las 4 pm; me encontraba estacionado en esta intersección (sentido norte-sur, sobre la Inferior) cuando dos hombres que se movilizaban en una motocicleta frenaron de manera agresiva junto a un carro ubicado diagonal al mío; el parrillero sacó un revólver apuntándole al conductor, golpeando insistentemente el vidrio de su costado y ‘pidiendo’ algo, hasta que la víctima no tuvo más remedio que bajar la ventanilla y ‘entregar’ algo, y decir o suponer qué era, sería mentir; mi atención, en ese momento, se centró en dos cosas: primero, decirle a mi esposa que se agachara junto con mi hijo de tres años; y a la vez, tratar de identificar la placa de la moto, la cual astutamente fue tapada por sus ocupantes; posteriormente, los delincuentes motorizados huyeron a alta velocidad por la loma del Campestre con rumbo desconocido. En ese instante, aparte del susto, me tocó buscar las palabras apropiadas para explicarle a mi hijo aterrorizado, qué había pasado. Tanto fue el impacto paralizante, que otros conductores y acompañantes de carros vecinos y yo, tardamos un cambio más de luces del semáforo para continuar nuestra ruta sin musitar palabra; solo nos mirábamos de carro a carro como queriendo encontrar explicaciones pero, sobre todo, con un sentimiento de impotencia que nos abrumaba…

“El sábado 25 de mayo, a las 7 pm, nos encontrábamos en un restaurante, en el mall Campestre Drive In, casualmente con vista a la misma intersección de la que hablé antes. Un fuerte ruido alteró el ambiente; nos acercamos a las vidrieras y observamos una camioneta que estaba montada sobre la acera de la Transversal Inferior, pasando el cruce, y del suelo se levantó un personaje que corrió loma abajo, disparando a diestra y siniestra, mientras los ocupantes de los carros que pasaban por el lugar gritaban ‘cójanlo, cójanlo’. Un hecho lamentable estaba a punto de ocurrir; en esta ocasión, quizá la falta de pericia del pillo que conducía la motocicleta hizo que esta derrapara por el asfalto hasta terminar, moto y ocupantes, debajo de la camioneta; quien salió corriendo era el parrillero; el momento no pudo ser más triste y aterrador: familias enteras, entre las que se contaban muchos niños, eran espectadores de estos hechos vandálicos. Mientras tanto, varias personas auxiliaron al conductor de la camioneta, quien por la divina providencia, no salió afectado. La no grata anécdota finaliza con cerca de media hora de trancón, tiempo que se demoraron grupos de socorro, bomberos y policía, en poder sacar de debajo del carro al conductor de la moto, quien había quedado aprisionado; no sabría decir si para buena fortuna de él, quedó vivo…

Transversal Inferior con la loma de El Campestre
Los Balsos con la Avenida 34

“Por supuesto, al día siguiente se podía observar en esta esquina un fuerte operativo de seguridad, lo cual daba para suponer que ya se había tomado medidas efectivas por parte de las autoridades; pero qué desilusión tan grande: dos días después, no había señas de este operativo de control y vigilancia…

“Para quienes vivimos en El Poblado no deja de causarnos curiosidad la circulación creciente en nuestras calles de motos DT sin placas; ‘coincidencialmente’, su recorrido preferente son aquellos sectores donde hay más afluencia de caminantes por las transversales, actividad que, por cierto, cada día se hace menos confiable, o mejor, más peligrosa…

“… Quiero, de una forma incisiva, resaltar lo paradójico que resulta un artículo que leí en días pasados en este periódico, en donde se decía que somos la comuna más segura, según los índices de seguridad de la ciudad…
“No soy nativo de Medellín; laboro y resido acá; quiero a esta tierra y a su gente con todo mi amor; decidí vivir mi vida en esta hermosa ciudad; es por eso que me pregunto: ¿cómo podemos aportar para una Medellín más segura?”.


Los Balsos: “olla de atracos”
Otra habitante de El Poblado, que pide omitir su nombre, denuncia “el problema continuo de robos en la loma de Los Balsos, desde la 34 hasta la Superior y sectores aledaños. Hay una banda que actúa de día y de noche (he visto atracos a las 4 pm) con dos o tres motos, que desde Santafé van revisando por el medio de los carros, quién pueda ser víctima, para en uno de los semáforos o trancones posteriores, aprovechar y realizar el robo con armas de fuego. Como siempre, muy pocos policías se ven por el sector. Para completar, cuando no encuentran víctimas en carro, hacen el recorrido buscando deportistas con celulares o aparatos de música a lo largo de la Inferior y Superior, de manera que se han tomado este sector”. Pide al comandante de la policía de la Estación Poblado “volver al esquema de patrullas en las entradas y salidas de la lomas y vigilar a lo largo de Los Balsos que, sin exagerar, ¡se volvió una olla de atracos!”.