Puente Gilberto Echeverry Mejía, el de los 15 minutos

El mundo se sorprendió a finales del año pasado cuando el presidente chino abrió el puente más largo del mundo, el Hong Kong-Zhuhai-Macao, de 55 kilómetros y que combina puentes atirantados sobre el mar y un túnel. El viaje se redujo de cuatro horas a 45 minutos.

Para cruzar el puente Gilberto Echeverry Mejía, en Medellín (el de la 4 sur), el atirantado más grande de Colombia dentro de una ciudad, recorrer 580 metros se puede tomar 15 minutos, si le va bien.

Hice esta semana el ejercicio de cruzarlo para saber cuánto se tarda el viaje en hora pico. Había un reto adicional, con adrenalina: tenía pico y placa. ¿Lo lograría?
Partí a las 5:00 p.m. desde el Éxito de El Poblado sin ayuda de Waze. Por fortuna, era una tarde soleada, el tráfico con lluvia colapsa.

Salí por Patio Bonito, tomé la carrera 43 C y llegué al puente. Eran las 5:03 p.m.
Crucé hacia el occidente, sin inconvenientes, tomé la oreja que sale a la Autopista y volví a tomar el retorno al puente, esta vez hacia el oriente.

Eran las 5:05. Elegí el carril de la izquierda, los de la derecha son los más congestionados. Avanzo y observo que son muy pocos los conductores que resisten la tentación de revisar su móvil con el carro detenido. Y por eso, cuando alguien se queda con la mirada atrapada al aparato, nadie pita: se sabe que lo que se está perdiendo de avanzar es poco.

También hay motos, muchas, que aprovechan cada espacio para moverse entre los carros detenidos y me sorprende el paso de un ciclista urbano, con pinta de oficina y con casco, que avanza firme.

Dan las 5:13
Una camioneta que iba por el tercer carril intenta buscar un espacio en el segundo, que da giro para continuar hacia Los Balsos. En medio de la congestión y la molestia de otros conductores que le impiden su ingreso, el carril queda bloqueado.

Pasan los minutos y, como si fuera un peaje, se empiezan a ver las ventas de obleas.
Los que descienden por Los Balsos y buscan ingreso a la 4 sur esperan campo en la fila por todos los medios. El tiempo corre y ya no sé si alcanzaré a llegar porque me falta recorrer las dos cuadras más complicadas antes de llegar a Oviedo, donde pasaré el pico y placa.

A las 5:24 estaba cruzando por el ingreso del Gran Casino Medellín, donde también hay un conflicto que en ocasiones tienen que dirimir particulares. Por las buenas y por las malas se dan paso los que vienen del norte y los que llevan un rato en la 4 sur.

A las 5:28 minutos ya estaba poniendo las direccionales para entrar a Oviedo, justo a tiempo antes del pico y placa. ¡Lo logré! ¿Qué logré?

Publicidad