Provenza avanza a paso lento en el lío del parqueo

   
  
   
 Nuevas visitas para la segunda quincena de marzo al barrio Provenza, fue la conclusión de la reunión de seguimiento que la Secretaría de Tránsito, en cabeza de Ricardo Smith Quintero, realizó para supervisar las medidas de parqueo que se tomaron en septiembre del año pasado.
Nuevamente los propietarios de locales comerciales, de oficinas y residentes del sector hablaron de la necesidad de regulación tras las medidas adoptadas, y aunque reconocieron avances y disposición para hacer de este un problema cada vez menor, sentaron su posición en cuanto a la que ellos llaman intolerancia de algunos guardas de Tránsito, el poco control a personas que dejan su carro más de la cuenta en las celdas (incluso todo el día) y las dificultades para que los comerciantes puedan recibir tranquilos a sus compradores con una zona de parqueo sin problemas.
En la opinión de Juan Pablo Londoño, propietario de un restaurante en la carrera 33, “sí se ve el interés de la Alcaldía, pero le digo que me ha tocado pelear con guardas porque no hacen las recomendaciones de buena manera. Me pareció eso sí, muy interesante la ubicación de cinco nuevas celdas de parqueo y reconozco que el problema es muy grande”.
Las voces de la comunidad también apoyaron las medidas tendientes a intervenir las necesidades puntuales por carreras independientes, desde la carrera 33 hasta la 36 (y entre las calles 7 y 10), y ya hay algunas voces como la de Daniel Lopera, comerciante y habitante de la carrera 37, Vía Primavera, quien expresó que los cerca de 50 locales comerciales de la zona están en peligro de desaparecer si no mejora la situación: “Es bueno interactuar en comunidad para resolver este problema. En mi caso veo con mucha preocupación que un cliente llegue y no pueda bajarse ni cinco minutos de su carro para comprar algo porque lo parten. Vamos a terminar con estas discusiones determinando que lo mejor será fomentar la construcción de edificios para parqueo”.

Problemas y propuestas
Ante las voces ciudadanas que reclamaron más pedagogía sobre las restricciones para parquear, el Secretario de Tránsito expresó que se debe entender que “la prohibición de estacionamientos en andenes, aceras, antejardines, zonas verdes y zonas duras es un fallo del Consejo de Estado, que cobija también a zonas como Laureles, San Diego, Belén y Suramericana, desde 2009. Por tanto no hay excepciones y la única manera de cambiarlo sería adelantar una acción jurídica para impugnarlo, pero eso sería a nivel nacional”, concluyó Smith.
Lo que sí generó consenso en los asistentes a la reunión corrió por cuenta de la indisciplina de algunos propietarios de vehículos, sobre todo de empleados de oficinas quienes estarían dejando el carro más tiempo del que permiten las rotaciones en las “zonas blancas” donde se puede parquear gratis una hora y luego rotar. Según la denuncia generalizada, algunas personas que pagan parquímetro una hora y otras que usan la “zona blanca”, dejan el vehículo incluso todo el día y sólo llegan por él cuando el encargado de las celdas ya se ha ido, para no pagar.

Ante este hecho, las propuestas se centraron en la posibilidad de inmovilizar estos vehículos que no acaten la rotación y los tiempos de estacionamiento, según la disposición de cada celda; pero no a través de una grúa, para no generar más congestión, sino empleando los llamados “cangrejos” que inmovilizan el automotor hasta que el infractor llegue y la autoridad le presente el respectivo informe.
Las visitas que se concertaron para la segunda quincena de marzo y que servirán para conocer las problemáticas específicas carrera por carrera, se realizarán pasadas las cinco de la tarde por parte de funcionarios de la Secretaría de Tránsito y la comunidad.