Proteger la biodiversidad

 
  Proteger la biodiversidad 
   
  Protección de la megadiversidad del planeta en Huila, Cauca, Caquetá y Putumayo 
   
  Desde el 30 de agosto Colombia celebra la creación de un nuevo Parque Nacional Natural, la Serranía de los Churumbelos Auka Wasi. Sus 97.180 hectáreas de la tierra sagrada de los inganos, quillacingas, yanacondas y pastos, se convierten en el área protegida número 53 del Sistema de Parques Nacionales. 
   
 
 
   
 

Además de constituirse en un corredor biológico que le dará continuidad a grandes porciones de bosques andinos y amazónicos, se protegerá el hogar de la guacamaya verde y 461 especies de aves, el oso andino, mariposas, reptiles, anfibios y más de 825 especies de plantas.

Un proceso de estudios e investigación que se inició en 1997, en el cual se unieron numerosas instituciones públicas y privadas, culminó con este regalo a la protección de la megadiversidad de Colombia y el planeta, en los departamentos de Huila, Cauca, Caquetá y Putumayo.

Decir y hacer Impacto del turismo sobre las áreas marinas protegidas
En un mundo que valoriza cada vez más el contacto con la naturaleza, las áreas marinas protegidas son consideradas lugares excepcionales por su conservación para la práctica de actividades deportivas y recreativas como el buceo o el senderismo. Sin embargo estas actividades pueden llegar a generar impactos no deseables sobre los ecosistemas y los seres vivos que los habitan y constituyen su razón de ser. Buscando alcanzar el propósito se creó el proyecto INCOFISH WP9, un esfuerzo apoyado por la Unión Europea, el Gobierno Nacional y ONG en Ecuador y Colombia, en el cual expertos de la Fundación Charles Darwin, Fundación Malpelo, el Ecolap y el sistema de Parques Nacionales de Colombia y Ecuador, han diseñado un sistema para evaluar los impactos que genera el turismo sobre la biodiversidad, la satisfacción y experiencia del visitante, los beneficios sociales y económicos y la administración y manejo de las áreas marinas del Corredor Marino de Conservación del Pacífico Este Tropical, Malpelo, Gorgona en Colombia y Machalilla y Galápagos en Ecuador.

La propuesta podrá ser aplicada también en otras áreas en diferentes lugares del mundo que requieren poner fin al desarrollo insostenido del turismo. Un sistema de categorías (Ecoestrellas), podrá servir para evaluar los resultados y conocer si los atractivos turísticos mantienen su interés.

Sentido de pertenencia
Con el Parque de la Presidenta, el espacio público de El Poblado y la ciudad se gana 20 mil metros de zonas verdes, árboles, senderos, y jardines. Ojalá sepamos como se decía antes, apreciar el regalo, disfrutarlo y sobre todo mantenerlo libre de basura. Junto con él la Administración Municipal deja 300 mil metros cuadrados de corredores verdes para dar un uso adecuado al suelo y crear conciencia ambiental. Una propuesta maravillosa por parte de la comunidad sería liberar a los postes de energía del horroroso papel que están cumpliendo como depósitos de basura y desperdicios. ¿Seremos capaces de dejar a un lado la indiferencia, la falta de solidaridad y cultura, y hacerlo? ¿Aparecerá la conciencia ambiental?

Gaviotas, el sitio donde se piensa tropicalmente
Hace 36 años Paolo Lugari, creó en el Vichada, un sitio donde no se daba ni pasto, un desarrollo industrial llamado Gaviotas. “Es un micromundo donde conformamos un estilo de vida con caminos abiertos de construcción permanente, para que el planeta siga siendo sostenible”. Premio Mundial del Medio Ambiente y Doctor Honorario en Ciencia y Tecnología, entre muchos otros premios, es “un soñador indisciplinado que convierte la fantasía en realidad”.

Al hablar del trópico nos dice: “La gran tragedia del trópico es que donde es imposible ser pobres, somos pobres. No se entiende que países con tanta vitalidad, estén tan vaciados”. Algo para imitar, que es comprobable y está cerca de nosotros. Sin embargo seguimos tratando de encontrar el conocimiento en lugares muy diferentes a los nuestros.