Prolírica: un sueño que cumple 25 años

25 años de Prolírica
Gisela Zivic con su traje de La Viuda Alegre. Cortesía Prolírica.

Los 25 años de Prolírica se celebrarán este mes con una de las operetas más representadas en el mundo. Hablamos con su directora sobre el recorrido de la Fundación.

Gisela Zivic, directora ejecutiva y soprano de Prolírica, vive un sueño desde hace 25 años. No es un sueño exclusivo de ella, lo comparte con su familia, los actores y el público que han construido desde su llegada a la ciudad.

Para celebrar los 25 años de funciones tienen en esta temporada la presentación de la obra La Viuda Alegre, en la que Zivic también encarna a su protagonista. “Hice el papel coprotagónico en muchos países. Puedo decir que es un personaje divertido, perspicaz y romántico”, afirma la artista, quien adelantó que la obra, aunque conserva los trajes de época, tendrá una adaptación para traerlo a la época actual.

Publicidad

 

En 25 años pasan muchas cosas, ¿qué ha ocurrido en Prolírica en este largo periodo?

“Siempre ha sido un sueño. Desde que llegamos a Colombia quisimos tener esta entidad para traer cultura y lírica a Medellín, Antioquia y Colombia. Es un sueño de familia y de vida por el que hemos aguantado muchas cosas. Personas que no tengan esta pasión del amor a la música, no aguantaría los avatares que han sucedido estos 25 años”.

Pero ya hay un ADN de Prolírica.

“Hemos hecho un pequeño ejercicio y la palabra común fue el amor y la pasión que tenemos por esto. Un empresario no aguantaría lo que hemos aguantado en 25 años: vicisitudes económicas en las que llegamos a considerar el cierre de la fundación, pero el amor nos llevó a continuar y acá estamos en plena temporada, pensando en la del año entrante, en nuevos títulos, proyectos a desarrollar y más cosas buenas”.

Prolírica tiene una oferta que se extiende más allá de los escenarios.

“Trabajamos en la conformación del Coro Prolírica de Antioquia; en desarrollar títulos nuevos de ópera y trabajar con la comunidad. Es pensar en la ciudad y no solo en quienes ven la temporada. Brindamos conciertos didácticos, hemos llevado hasta mil niños al teatro para explicarles de qué se trata la obra, tenemos clases magistrales gratuitas en técnica vocal, iluminación, entre otras. Pudimos enseñarle a cantar, actuar y bailar a niños entre los 8 y los 20 años con quienes montamos una zarzuela que llamamos El despertar de un pueblo”.

En 25 años, ¿cómo ha cambiado el público?

“Ha crecido de forma increíble. En aquella época llenamos el Pablo Tobón y agotamos la boletería de la temporada, pero el público que iba en aquel entonces solo era adulto mayor; el teatro estaba lleno de cabezas blancas. Hoy hay un público diverso: niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, de todos los estratos”.

¿Cómo se ven dentro de 25 años?

“Nos vemos sin tanto sufrimiento. El arte también puede ser una actividad próspera. No tenemos por qué estar sufriendo por ser una actividad cultural. Que nuestros hijos y nietos sigan disfrutando de lo que hacemos”.

Por: Daniel Palacio Tamayo / daniel.palacio@vivirenelpoblado.com

Una celebración en grande

El jueves 12 y el viernes 13 de septiembre se presentará La Viuda Alegre, una de las operetas más representadas en el mundo. Será en el Teatro Metropolitano con la Sinfónica de Eafit. El viernes 20 será la gala, también en el Metropolitano, con la presentación de un grupo flamenco que viene desde Madrid.

Publicidad