Prima y aguinaldo: claves para un buen 2019

“Los colombianos somos mejores para dar que para recibir”, señala Cristian Macías, experto en finanzas personales. El que podría leerse como un gesto solidario, en términos de economía del hogar y de los comportamientos de quincenas como la de este fin de semana, puede marcar una brecha entre llevar unas cuentas sanas y un estilo de vida al debe.

Por Juan Felipe Quintero

Aguinaldo, quincena, natillera, bonificación, vacaciones… lo que se puede juntar en las cuentas desde este viernes 14 es un flujo de dinero nunca visto en el año, además de la prima, que, según estudios de Fenalco, los colombianos la destinamos en su mayoría a pagar deudas (29%) y a comprar regalos (27%). El 12% la gasta en turismo y el 14% la ahorra.

“La prioridad en el uso del dinero no puede ser dar aguinaldos”: coach financiero.

Esa destinación, señala Macías, coach” y director de la Asociación Colombiana de Finanzas Personales, refleja que la prioridad es dar regalos y no aprovechar el flujo extraordinario para capitalizarse. También refleja, añade el experto, más que una cultura de pago, el miedo a Datacrédito. “Somos un país de hogares endeudados; en total son cerca de 180 billones de pesos, dicho de otra manera, un colombiano al nacer, ya debe como 3 millones de pesos”.

Pero… ¡es diciembre!, reclamarán muchos. ¿Cómo se puede lograr un aprovechamiento equilibrado y sano del recurso? Danilo Raymond, coach financiero, propone para los ingresos mensuales una destinación de 70% para gastos, 20% para las deudas y 10% para ahorros. “Se debe establecer un compromiso: es primero el ahorro y luego el gasto, no al revés. Hay quienes se gastan la prima antes de recibirla”, señala. El coach Macías difiere en las proporciones, válido para aportar elementos de juicio: “ 50% para gastos y 20% para las deudas; así queda el 30% para ahorros, suficiente para el plante de un negocio, que permitirá generarse más ingresos, o para invertir en educación, que puede ser la mejor decisión en esta sociedad”. “Planear cómo se destinarán los recursos tiene receta propia en cada hogar”, agrega Raymond.

Los próximos quince días ofrecen una buena manera, en opinión de Clara Sosa, de Educación financiera del Grupo Bancolombia, de procurarse bienestar, tranquilidad, estabilidad para 2019: “Planear con estos recursos un buen próximo año también puede constituirse en felicidad, más allá de la que provee el hecho de gastar, que es un efecto de inmediatez”.

Que el Gobierno, los empresarios y las centrales sepan blindar salario mínimo y economía; que las entidades responsables eviten el desperdicio de recursos ciudadanos en corrupción; que la Policía nos proteja en estos días de compras y consumos callejeros… todo eso lo pedimos en los diciembres. Sí, pero el reto también está en casa y puede no depender de terceros.