Preocupada por las normas de seguridad

A Sandra Leida lo que vio no le cuadró. Según sus palabras, que documentó con fotos, un obrero del edificio Oslo (en la vía a El Tesoro) en labores de lavado de fachadas, estuvo suspendido solo por una cuerda, que estaba atada a una “simple y delgada varilla de hierro”. De lo que alcanzó a observar, señala que “colgaba y se movía de lado a lado, como si fuera un balde más de los que tenía para la limpieza”. Por eso su llamado de atención para que se apliquen las normas de seguridad del trabajo en alturas.