Preocupación por traslado de la Rosa Mística

   
  
  
  
   
 Cuando en 2010 empiece la ampliación de la Avenida 34 a doble calzada, una de las primeras acciones que deberán hacer los constructores es la reubicación de la gruta de la Virgen de la Aguacatala, objeto de culto y peregrinación desde hace varias décadas, situada en el costado oriental de la Avenida El Poblado.
Es común ver todos los días, principalmente martes y jueves, una larga fila de vehículos estacionados en plena Avenida El Poblado, sentido sur norte. Son los devotos de esta Virgen conocida como la Rosa Mística. Sus fieles llegan hasta allí a rezarle, llevarle flores, ponerle placas de reconocimiento, pedirle favores e intercesiones ante Dios, y hacer y pagar promesas. Precisamente, dada su tradición en el sector, la idea del Municipio es no mover la Virgen más de 200 metros hacia el sur cuando inicie la ampliación de la 34, pero eso es lo que preocupa a algunos vecinos, quienes temen que la reubicación de la gruta dentro de esta zona incremente los tacos vehiculares y propicie más inseguridad.
Según Doris Valencia, Ingeniera de Diseños de la Secretaría de Obras Públicas, aunque todavía se están adelantando los estudios para determinar el sitio exacto al cual se trasladará la gruta, lo más probable es que sea en un terreno del Municipio, situado a la orilla de la quebrada La Aguacatala. Este terreno es adyacente a la calle 12C Sur, que es la vía de ascenso para tomar la Avenida 34 y las transversales desde la Avenida El Poblado.

Se abre la polémica
Una de las personas que califica como inadecuado este sitio para erigir la ermita es la filósofa Victoria Mejía de Gutiérrez, habitante de Bosques del Campestre. Justamente en un costado de esta unidad residencial quedaría el nuevo santuario de la Rosa Mística. Victoria opina que en pleno siglo 21 es absurdo que una manifestación de la fe se dé en la vía pública y sugiere que la parroquia Santa María de Los Ángeles, responsable de la Virgen, la traslade para la parte posterior del templo y acoja allí a los peregrinos. “Creo que este culto a la Virgen atrae no solo creyentes sino delincuentes que se esconden entre ellos para hacer sus fechorías. Además, entorpecería aún más el tráfico en un sector con grandes problemas de movilidad”. Por eso pide a la Alcaldía reconsiderar la opción. “Por fortuna aún hay tiempo para analizar la situación porque no tendría sentido criticar cuando ya no se puede hacer nada”.
Por su parte, el párroco de Santa María de los Ángeles, sacerdote Elías Lopera Cárdenas, estima positivo el traslado de la Virgen para el sitio señalado por el Municipio. “Me parece una idea óptima porque es un terreno muy amplio, con espacio para parqueaderos, para la ermita y para que la gente ponga las veladoras”. El Padre Elías recuerda que la historia de este culto se remonta a mediados del siglo pasado, “cuando doña María Escobar de Ángel mandó traer de Lourdes la imagen de Bernardita. La ubicaron en su finca El Carmelo y luego la pasaron para donde está hoy. Pero hace más o menos 20 años le robaron la imagen de Bernardita y le pusieron la imagen de la Rosa Mística. Ella es la patrona de los secuestrados y de los amenazados de muerte”.
Lo cierto es que por la convocatoria que tiene la Rosa Mística, la decisión de su reubicación no se debe tomar a la ligera, más en un sector donde las congestiones de tránsito lo tienen ad portas de nuevos cobros de valorización para construir más vías, entre ellas la doble calzada de la Avenida 34.