Preguntas impreguntables en la Fiesta

josegabrielBaenaPreguntas impreguntables en la Fiesta
/ José Gabriel Baena

Preguntas de aplicación múltiple para no ser preguntadas en ninguna presentación de libros paisas, ni mucho menos en los “lanzamientos” de escritores o escritoras una vez que concluyan las “charlas” de 20 minutos que suelen realizarse en las ferias anuales del Botánical Garden Aburrá Bureau, preguntas que son tan tontinas y mil veces hechas que provoca salir huyendo del lugar enfundado en grueso impermeable y lentes oscuros aunque no sea de noche ni ruede la nieve. Ejemplos: “¿Qué encontrará el lector en las líneas psicalípticas de Esta mujer que corre ardiendo por el campus?” “¿Tratas en esta novela de exponer la violencia que ha sufrido la mujer a lo largo de la historia, incluyendo la mutilación del clítoris y la negación del propio cuerpo?” “¿Crees con Virginia Woolf que para una mujer escribir debe tener su habitación propia, aunque ahora todas las mujeres vivimos en flats abiertos donde el cónyuge se pasea de aquí para allá en los mismos calzoncillos que ha usado toda la semana?” “Al final de tu novela logras que la prima-ballerina protagonista sin nombre se libere de un verdugo invisible, aunque su primer trabajo en la vida real sea de mesera en un miserable restorán fussion food. ¿Fue cierta la historia?” “¿Qué ideas desarrollas en tu novela de 3.490 páginas Tus ojos de brújula, Úrsula, son mi única bitácora, maldita monja Mandrágora?” “Dice la portada que sus novelas son ‘de ideas’: ¿No cree que ya tenemos demasiadas ideas que nos tienen jodidos?” “¿Qué carajos quiere dice usted con que el amor y la guerra son la misma cosa? ¿Debemos ir al lecho del pecado cargados de puñales como en la película Bajos instintos?” “¿Aparte de Don Quixote, Las Mil y una Noches, En Busca del Tiempo Perdido, Los 7 libros de Harry Potter, Mujercitas, Madame Bovary, Los hombres que no amaban a todas las mujeres y la Divina Comedia, entre otros, que otros libros le han servido de inspiración para sus 59 novelas y 84 libros de poemas?” “Usted escribe narrativa, es periodista semanal, conferencista mercenario y poeta perenne. ¿Es primero poeta o escritor? ¿Cómo influyen estas concepciones del mundo o “weltanschauungs”, para ser schopenhauerianos, en su manera práctica de vivir o ver el mundo cada día, comerse cada día el plato típico de su país y responder las infinitas llamadas que le entran por su móvil cada segundo en su Twitter o en su Facebook?” “¿Es cierto que se levanta a escribir cada mañana a las cuatro y escribe hasta la una de la tarde, tomándose un té de lilas y oyendo a Schumann a bajo volumen, mientras ve a la vez las noticias del mundo fashion y el deporte en la tele?” “¿Cuándo publicarás la primera novela que escribiste a los seis años, titulada Mis padres y otros infiernos incestuosos?” “Dices que consumes toda clase de drogas para poder controlar tus demonios y poder trabajar metódicamente. ¿O sea que consideras la literatura como un maldito trabajo igual o peor al de todo el mundo, a donde todo el mundo debe acudir ligeramente espirituoso, como los congresistas colombianos?” “Después de tanto volear teclado, ¿todavía habita en ti el poeta maldito?” “Finalmente, ¿cuánto te está pagando la Alcaldía por esta jarta conferencia y con quién hay que hablar para que te enganchen?”
opinion@vivirenelpoblado.com