Por primera vez un espacio para las editoriales independientes

En esta edición de la Fiesta habrá un espacio dedicado a la muestra comercial y la reflexión en torno a las editoriales independientes. 

Serán 88 editoriales de 9 países distintos. El director Mejía las describe como “expresión de resistencia y libertad”, porque en su opinión toman riesgos por la buena literatura. Dice que ellos, como evento del gobierno municipal, buscan “no dejarse llevar de los mandatos del mercado sino crear su propia lógica y dar a conocer cosas interesantes”. Contó como ejemplo que en Chile, un grupo de editoriales independientes se unieron para hacer La furia del libro (en vez de la feria). “Es una forma de combatir el cerco que les pone el mercado. Uniéndose, entre los débiles, se vuelven fuertes”, dijo Mejía.

El salón tendrá ocho eventos para conversar sobre aspectos importantes de esta forma de publicación, por ejemplo, la figura del editor en el mundo de la autoedición (charla Todos necesitan de un amigo), Aprendizaje en el error, donde se hablará de los 10 años de las editoriales Tragaluz y Larva. También se abordarán la edición de novela gráfica, la poesía y las experiencias en México con esta forma de salir al mercado.