Por la imagen de Medellín

  Por: Juan Carlos Vélez Uribe  
 
Hace unos 20 años cuando estábamos en la época más aciaga de la guerra contra el narcotráfico en la ciudad, cuando explotaban bombas a diestra y siniestra, una vez en la Vía Las Palmas, frente al Hotel Intercontinental, vi a un grupo de turistas norteamericanos en bermudas, a pesar del frío que a veces hace en las noches en Medellín, que fotografiaban el sitio donde había explotado una bomba que había matado a varios policías.
En esa época Medellín era una ciudad que se caracterizaba por la violencia, sus personajes más connotados eran pertenecientes a la mafia, entre esos el tristemente célebre Pablo Escobar, así como las bandas criminales de esa época como la también poco afamada banda de La Terraza. Así que las personas que representaban a nuestra ciudad ante el mundo eran personas del mal que no le hacían bien a la humanidad. Hoy las cosas han cambiado, esta ciudad ha mejorado, como dijimos en un artículo anterior nuestro propósito es hablar bien de Medellín y de hablar bien de sus gentes.
Hoy contamos con personas que nos hacen quedar muy bien, y debemos como antioqueños, como medellinenses, hacerles un merecido reconocimiento. Me refiero principalmente a Juan Esteban Aristizábal, “Juanes”, Fernando Botero y a Camilo Villegas.
El primero nos ha hecho quedar muy bien en muchas partes. Recuerdo, alguna vez caminando cerca a los Campos Elíseos en París, haber oído a los franceses tararear las canciones de Juanes, tal como hacen nuestros jóvenes en los barrios con las canciones en inglés que ellos ni siquiera entienden. Allí mismo da emoción observar la avenida adornada de hermosas esculturas del Maestro Fernando Botero.
Y qué bueno es enterarnos de las noticias en todos los medios, en los periódicos del mundo, en las cadenas de noticias internacionales, de los éxitos que ha obtenido Camilo Villegas en el golf. Para mí el mejor deportista que ha tenido Colombia en los últimos tiempos. Qué tan orgullosos nos sentimos nosotros de ser sus compatriotas. A ellos mil y mil gracias. Cambiamos los pablo escobares, los popeyes, los taison, por personas como Juan Esteban Aristizábal, Camilo Villegas y Fernando Botero.
Qué bueno sería en los próximos años recorrer el mundo y no tener que cargar con ese estigma de ser uno proveniente de la ciudad que engendró a personajes tan siniestros como Pablo Escobar y otros tantos delincuentes, sino poder viajar al exterior sintiéndose orgulloso de ser paisanos de quienes nos están haciendo quedar muy bien en los últimos años. Muchas gracias a ellos y a todos los que a diario trabajan por ser los mejores. Ojalá Medellín y Antioquia sigan siendo cuna de grandes hombres, como siempre lo han sido.

opinion@vivirenelpoblado.com
jcvelezsenador@hotmail.com