Por ahora, doble calzada incompleta en Los Parra

El Municipio espera solucionar diferencias con los propietarios del lote del Casino San Fernando Plaza para completar la calzada norte de la Prolongación de la Loma de Los Parra 

Actualmente se está finalizando el lleno para hacer la estructura de pavimento de la vía. La intervención total comprende: dos calzadas, cada una de 7 metros para dos carriles, un separador de 2 metros y dos andenes de 2 metros

Por Luisa Martínez

La Prolongación de la loma de Los Parra, tramo 2, que va desde la carrera 43 C hasta la Avenida El Poblado (carrera 43 A), y que hace parte del proyecto de Valorización de El Poblado, está a un mes de entrega, de acuerdo con el cronograma del Consorcio AS 2014 y Fonvalmed: 18 de agosto de 2015. El tramo 1 va desde la carrera 43 C hasta la carrera 43 D y ya está terminado.

Según Fonvalmed, las labores que se están realizando en el tramo 2, como la instalación de las redes de acueducto, aguas lluvia y aguas servidas faltantes, “son relativamente rápidas porque no hay que cavar mucho” y una vez se termine el lleno, se pone la base de pavimentación. Sin embargo, teniendo en cuenta que, según el nuevo POT, las obras no se pueden entregar sin el urbanismo terminado, es un hecho evidente que la obra necesita más tiempo. Cabe anotar que la obra comenzó en noviembre de 2014 y que el cronograma inicial, previsto para mayo, se amplió otros tres meses debido a las dificultades en las actividades preliminares, como el manejo ambiental, la compra de predios y la autorización del Área Metropolitana para hacer la tala correspondiente de los árboles de esa zona, que era la cuenca ya canalizada con un boxculvert, de la quebrada Guadalajara, y que los vecinos apreciaban como un “bosque”. Según aclara el equipo de Fonvalmed, los ingenieros forestales definieron que “técnicamente no era un bosque” y que muchos de los árboles que se talaron allí se encontraban en mal estado. Pero esto no es lo que expresan algunos de sus residentes: “Nos cambiaron un bosque por un tráfico de vía principal” y eso ya no tiene vuelta atrás.


La calzada sur va a quedar, por el momento, con un solo carril, hasta que se pueda intervenir la calzada norte

Ahora su inquietud es con el futuro funcionamiento de la vía, puesto que hasta ahora, los dueños del lote donde se ubica el Casino San Fernando Plaza, no han llegado a un acuerdo con la Administración Municipal sobre parte de los predios que Fonvalmed necesita para entregar la obra completa. Tal como confirma Joaquín Ramírez, ingeniero supervisor de Fonvalmed, “la intervención de la calzada norte va desde el parqueadero del casino, pero hasta que el problema no se solucione no podemos intervenir”. Según Fonvalmed, Planeación informó que “la parte de la obra en el sector del casino era una obligación vial (urbanística)” por lo que Fonvalmed solicitó iniciar el proceso de construcción “sin la inclusión de la parte de obra correspondiente a ese tramo de vía”. También asegura que en la Inspección 14B se está analizando el caso y que, según la decisión, el panorama sería el siguiente: “Si la situación se define a favor de la Alcaldía, el casino entraría a cumplir con la obligación urbanística de ese costado; si falla en contra del municipio, se haría una oferta de compra para ese predio, y si no lo aceptan, se entra a expropiar. Una vez expropiado actuaríamos para terminar la doble calzada”. De hecho, si esa situación se resuelve rápido, se podría hacer un contrato adicional para intervenir con el mismo constructor, según afirma el funcionario.

El lote en donde está el edificio del Casino San Fernando Plaza es de propiedad de Inversiones Euro. Ante la situación, Carlos Mario Rueda, gerente administrativo y financiero de Inversiones Euro, afirma que la obligación urbanística no fue definida en la licencia otorgada, por lo tanto, solo están dispuestos a vender el predio: “El Municipio está buscando que se le entregue una franja a título gratuito, de un terreno que es nuestro. Nosotros mostramos a la Inspección 14B la titularidad del terreno. Ellos argumentan que había una obligación urbanística, pero esta no existe. Si hubiera la obligación ellos tendrían la titularidad del lote y en la licencia, aprobada por la curaduría, que era para remodelación, no había obligación. Como Inversiones Euro estamos en la mejor disposición de vender la franja de terreno”.

En el caso hipotético de que por ahora no se resuelva el tema de la vía, según Fonvalmed, es probable que entre en funcionamiento un carril en un solo sentido (oriente-occidente), pero esa decisión sería de la Secretaría de Movilidad. También aclara que el cambio de normas retrasó la adquisición de los predios y “no queremos generar una preocupación, sino hacer el debido proceso y la entidad está pendiente de este tema para cumplirle a la comunidad”.

Preocupación por impacto ambiental
Pero arrasar una zona verde sin resolver esa situación es la que no perdonan los residentes: “Es inconcebible que las obras se inicien sin tener la compra de los predios y los permisos (…) La perla de la improvisación es haber iniciado sin tener resuelta la situación del lote del casino. Nos preocupa también que se hable de priorizar al peatón y las aceras sean tan estrechas –de 2 metros de ancho–, sin una franja de antejardín para sembrar árboles y evitar el aumento de temperatura. No vemos ninguna compensación ambiental para el sector y lo que nos tiene más molestos es que el cobro de la Valorización es inversamente proporcional al beneficio que obtenemos”, expresa indignado Juan Guillermo Osorio, residente de la unidad residencial El Condado.

Según Fonvalmed, el valor inicial total de la obra era de 7 mil 467 millones 096 mil 787 pesos y el valor actual es de 7 mil 544 millones 485 mil 549 pesos. Por ahora la obra avanza y otros vecinos coinciden con el buen desarrollo y manejo de la obra. Por ejemplo, doña Oliva Calle, habitante del Conjunto Residencial Uno Sur, aunque le molesta el ruido, ve que los operadores “son unos muchachos muy ordenados. Todos los días llegan cumplidos y les toca trabajar muy duro”. Por su parte, la ingeniera civil Adriana Peláez, también residente de Uno Sur, piensa que “aunque la ejecución de la obra, en sí, está bien, los vecinos no estamos de acuerdo con un proyecto que se traza sobre una quebrada y que no hace mayor diferencia porque solo se ahorran unos 20 metros y la vía igual estará semaforizada”. Su preocupación, en general, es por la reforestación y las zonas verdes. Sobre el tema ambiental, Joaquín Ramírez asegura que sembrarán árboles en los taludes, en el separador central de la vía y en las unidades residenciales vecinas para recuperar la fauna.