Pocos avances en la comisión accidental

  
  
   
 Terminando 2010, cuando el encuentro de la comisión liderada por el concejal Santiago Martínez tuvo lugar en el propio Concejo de Medellín, el compromiso fue que la Secretaría de Gobierno, con los mapas y documentos suministrados por el Departamento de Planeación, enseñaría a los residentes y demás participantes de la reunión, un mapa concreto con la especificación de los bares, restaurantes y discotecas que tuvieran trámites de cierre, visitas por incumplimiento con las normas y exceso de ruido.
El día elegido era el pasado miércoles 16 de febrero en un salón del Hotel Plaza Rosa, pero dicha reunión comenzó con el nuevo coordinador del programa Rumba Segura, Marcos Arango, enumerando los establecimientos que tienen procesos en las inspecciones, los que presentan anomalías y recursos interpuestos, entre otros, y del mapa… nada.
En medio de esa presentación, un residente se levantó de la silla, interrumpió y dijo en voz alta: “Uno como ciudadano saca un tiempo valioso para venir a escuchar soluciones y no estadísticas, yo diría que si la presentación que van a realizar es únicamente de estadísticas, creo como ciudadano que para nosotros no tiene ningún interés. Para nosotros lo más importante son planes de trabajo y obras concretas”.
Acto seguido, otros representantes de la comunidad fueron expresando sus quejas y preocupaciones relacionadas con el tránsito, la inseguridad y, por supuesto, el ruido, especialmente en los barrios Lleras y Provenza.

Los compromisos
Santiago Martínez, concejal que está al frente de la comisión que también analiza las problemáticas de Barrio Colombia y el Parque de El Poblado, le solicitó a la Secretaría de Gobierno cumplir con el mapa para que realmente las reuniones avancen. “De entrada, Gobierno nos falló en la tarea, debieron traer el mapa y proyectarlo para que los ciudadanos supieran exactamente cuáles son los bares que tienen problemas. La comunidad necesita ver resultados porque se empiezan a preguntar si la comisión sirve o no”, dijo el concejal.
Ante los reclamos de los residentes presentes en la reunión y el incumplimiento del mapa, el propio Secretario de Gobierno, Juan Felipe Palau, ingresó al recinto, escuchó las diferentes opiniones y, como primera medida, se comprometió a que la inspección de permanencia, que había sido movida de El Poblado al barrio El Bosque en otra zona de la ciudad, regresara a la comuna 14 para que la comunidad sienta mayor respaldo, acompañamiento y control a las diversas problemáticas que afronta hoy en día.
Como comúnmente sucede en este tipo de encuentros entre residentes y funcionarios públicos, la comunidad se retira con más dudas que certezas, pero siempre con la esperanza de que sus quejas sean atendidas y que finalmente lleguen soluciones de fondo y no sientan más que su calidad de vida está siendo vulnerada.