Plaza Mayor tiene una oferta muy regular: Inexmoda

Hay que abrir el debate por un plan maestro
Colombiamoda y Colombiatex no encuentran respaldo en infraestructura ni en logística en el recinto ferial. Inexmoda, abre, una vez más, la discusión

Por Juan Felipe Quintero

Con el crecimiento que desde ya prevé de Colombiamoda en visitantes, expositores, negocios, Inexmoda también siente que hay un debate por dar. No es nuevo, pero ya es tiempo, señala, que se le dé atención, en una ciudad que le apostó a la industria de los eventos. Para Carlos Eduardo Botero, “el recinto ferial es muy regular”. Al análisis se sumó Clara Inés Henríquez, directora de Plataformas Comerciales.

¿Plaza Mayor tiene una oferta muy regular?
“El registro es en carpas, no hay zona gourmet; en los pabellones la gente ha quebrado vidrios para que entre el aire. El recinto es muy flojo. Las tractomulas salen en reversa, hacen taco en la Regional, no hay parqueo en el muelle de descarga. Bajar maquinaria es un problema”.


Carlos Eduardo Botero

¿Cómo evalúan las dificultades para el tráfico no pesado?
“La ciudad no está conectada entre oriente y occidente y es ineficiente en transporte, entonces a la feria se llega en taxi. Hay que darle la vuelta al recinto o ir hasta San Juan. Hay impacto en tránsito”.

¿Invitan a los visitantes a moverse en metro?
“No ha funcionado. La estación Exposiciones queda lejos y no es seguro llegar caminando. Tenemos Valet Parking y trabajamos con la Alcaldía en movilidad y en seguridad”.


Clara Henríquez

¿Hay reporte formal de las deficiencias en infraestructura?
“Pero no vemos proyectos en el plan de desarrollo, la Alcaldía es la dueña del recinto y está intentando salir de un hueco. De los $10.000 millones con que capitalizará Plaza Mayor, $9.000 millones irán para pagar cuentas. Gran irresponsabilidad de la anterior administración”.

¿Consideran la posibilidad de moverse de ciudad?
“Quisiéramos seguir apostándole a la ciudad, pero Medellín tiene que asumir su responsabilidad con Plaza Mayor, mediante un plan maestro. Barranquilla estrena recinto ferial, Corferias realiza una expansión, Pereira hace inversiones. ¿Y Medellín? Usa carpas”.

¿Cómo intervienen en las soluciones?
“Por año, invertimos 1.200 millones para mejoras. Plaza Mayor necesita espacio, pero solo ha crecido mil metros. Del pabellón Verde sirve el segundo piso. El plomero tiene que cerrar los baños cada hora. ¿Cómo generar más empleo en estas condiciones de criollismo?”.

¿Y entonces?
“Será una feria bonita, lidiaremos con los problemas”.


El recinto ferial es competitivo, pero le falta: Gerente
El reto es salir de deudas por 9 mil millones de pesos para pasar a la ofensiva y ser más competitiva por medio de ajustes en las cuatro líneas de negocio

Por Daniel Palacio Tamayo
 

Juan David Pérez

Juan David Pérez, gerente de Plaza Mayor, quiere darle un nuevo aire al recinto, escenario por excelencia para los eventos y convenciones en Medellín. Pérez, consciente de las dificultades que se tienen principalmente en materia económica y de infraestructura, sigue creyendo que Plaza Mayor es competitivo en el país y que hay capacidad para consolidar el clúster de grandes eventos y convenciones en la ciudad.

¿Cómo recibió Plaza Mayor ?
“Ha sido un semestre difícil, pero venimos trabajando en un plan de reestructuración de la empresa y empezamos a ver algunos resultados positivos”.

¿Qué tan grande es el déficit que dejó la anterior administración de Plaza Mayor?
“Hay dos cifras complejas. En 2015 hubo pérdidas por unos 2.100 millones de pesos y unas obligaciones por pagar, algunas vencidas desde el 2014, cercanas a los 9 mil millones de pesos.
Agradecemos al alcalde y al Concejo la reciente capitalización de 10 mil millones de pesos que estarán destinados a pagar deudas vencidas y un plan correctivo”.

¿Plaza Mayor es competitiva en relación con otras ciudades?
“Nos hemos relacionado muy de cerca con las empresas del sector como Corferias en Bogotá y Centro de Convenciones en Cartagena. Tenemos que ser ambiciosos y apuntar a tener un recinto de talla mundial, pero también tenemos que ser agradecidos y decir que Medellín tiene un buen sitio de convenciones y exposiciones. Que hay necesidades, sí las tenemos; que debemos actualizar infraestructura, sí; que necesitamos nuevos proyectos, así es; que debemos mejorar ciertos servicios, somos conscientes de eso. Pero actualmente somos un recinto altamente competitivo”.

¿Entonces por qué no se hizo el WEF en Plaza Mayor?
“Los organizadores del WEF necesitaban un sitio de convenciones contiguo a un hotel y nosotros no lo tenemos”.
Ese ha sido un proyecto que lleva varios años y no se ha materializado.
“Cuando llegamos, conocimos dos macroproyectos. Uno de ellos es la construcción de un hotel en un lote contiguo y el otro es la ampliación y remodelación del pabellón amarillo. Ambas iniciativas no avanzaron de manera contundente”.

¿Pero en cuatro años hay hotel o no?
“Es una decisión. Tenemos metas y cronogramas ambiciosos. Aspiramos que al final del año tengamos una alianza público privada con una posibilidad clara y real de un nuevo proyecto de infraestructura”.

¿Eso ayudaría a no ampliar las ferias con carpas? Algunos gremios dicen que crecen más rápido de lo que lo hace Plaza Mayor
“Mmm… sí. Pero es que también hay recintos de convenciones que hemos conocido en el mundo que las usan y las carpas son parte de la misma arquitectura efímera que no se puede menospreciar. Además son pocas las ferias, unas ocho, las que utilizan el 100% del perímetro de Plaza Mayor. Entonces no podemos tener una infraestructura sobredimensionada”.

En movilidad hay dificultades y se vienen obras como Parques del Río.
“Queremos que los visitantes se apropien de sistemas de transporte público. Tenemos una estación de Metroplús y a dos cuadras dos del Metro: Alpujarra y Exposiciones. A quienes prefieren las bicicletas hemos instalado más de 50 cicloparqueaderos y tenemos 3 parqueaderos propios. Con Parques del Río somos conscientes del impacto y las dificultades que va a generar, pero trabajamos para mitigarlos”.

¿El Pabellón Verde está subutilizado?
“Está destinado específicamente a exposiciones, pero puede ser aprovechado para convenciones o reuniones. Cuando yo trabajaba en la ANDI era un usuario de ese pabellón, pero efectivamente tiene limitaciones en su uso. No tiene una ocupación baja, pero tenemos retos para que la experiencia de uso sea mejor”.

¿Y en ocupación cuál es la meta?
“De acuerdo con indicadores internacionales, se establece como ideal estar por encima del 75%. El 2015 estuvimos cerca al 60%, pero al corto o mediano plazo tenemos que llegar a ese estándar. Pero también hay que empezar a mirar servicios adicionales que se puedan monetizar y subir la meta del número de convenciones, que se hace diario en la ciudad, lo que no pasa con las exposiciones”.