Planeación puso el tate quieto

Planeación puso el tate quieto
Planeación advierte sobre la irresponsabilidad de un constructor privado que insiste en hacer un edificio, supuestamente de interés social, en pleno estrato 6

Planeación advierte sobre el riesgo de invertir en un proyecto urbanístico que se planea construir en Castropol, en la carrera 32 con la calle 16. Se trata de una torre de 14 pisos de apartamentos bajo la figura de Vivienda de Interés Prioritario -VIP-. Esta práctica ha sido combatida por la Alcaldía cuando es utilizada por constructores inescrupulosos para edificar apartaestudios en barrios de estratos altos y no apartamentos familiares en estratos bajos, para lo cual fue creada. Para la Alcaldía resulta absurdo hablar de VIP en los estratos 4, 5 y 6, pues son pensadas para solucionar el problema de vivienda de familias de escasos recursos económicos. De ahí que su precio no pueda ser mayor de 37 millones y medio de pesos.
Resulta que con “esa trampa”, como la denomina Planeación, estos constructores pretenden ganarse los beneficios que les otorga edificar este tipo de viviendas, como cumplir con menos obligaciones urbanísticas que otros proyectos de habitación, como menos parqueaderos y zonas comunes, lo que para ellos significa mayor rentabilidad pues aprovechan esos espacios para hacer más apartamentos.

El caso de Castropol
La historia de Castropol es que un particular, una persona que según Planeación no pertenece a las empresas reconocidas del sector de la construcción, solicitó a la Curaduría Cuarta la licencia para construir en este barrio un edificio de 14 pisos con 75 apartamentos y un total de 40 parqueaderos.
La Curaduría le dio licencia el 11 de marzo pasado. Los vecinos presentaron entonces un recurso de apelación y reposición ante la Curaduría, argumentando que no era VIP por ser Castropol estrato 6, que no tenía estudios de suelos suficientes y que generaría más problemas de movilidad en la zona, pues los propietarios terminarían estacionándose en la calle ante la escasez de parqueaderos. Pero el curador desestimó las quejas, el 21 de mayo confirmó la licencia y el 26 remitió el caso a Planeación para que esta resolviera el recurso de apelación en un término de dos meses.

Intríngulis jurídicos
Así fue como el 18 de julio, antes del plazo establecido, Planeación resolvió el recurso a favor de los vecinos y revocó la licencia. Planeación adujo que el lote carecía y requería de un estudio de suelos, y solicitó también a los constructores un estudio de movilidad. Además, al hacer la proyección financiera del proyecto, dedujo que los apartamentos eran más caros de lo que vale una VIP y que si el constructor en realidad los vendiera a ese precio, estaría regalándolos.
Pero el constructor elevó una acción de tutela bajo el argumento de que Planeación se había demorado más de dos meses para resolver la apelación, y el caso, curiosamente, pasó a conocimiento de un juez penal municipal para adolescentes. Este dejó sin efecto la resolución de Planeación, desestimó su petición de estudios de suelos y movilidad y le dio al curador un plazo de 48 horas para entregar la licencia y los planos.
Planeación impugnó esta decisión en segunda instancia el 30 de agosto, ante lo cual el juzgado revocó la decisión de tutela y ordenó reiniciar el trámite. Sin embargo, de nuevo el juez penal municipal para adolescentes falló en contra de Planeación y esta impugnó una vez más.

Capital y vidas en riesgo: Planeación
“Al impugnar, argumentamos que hay riesgos para quienes van a vivir allí, están en juego tanto la vida como el patrimonio y se necesitan estudios técnicos sobre la capacidad del suelo para soportar la edificación. Consideramos que el fallo no tuvo en cuenta este asunto”.
Agrega la abogada de Planeación Silvia Baena, que “nos parece grave que una jurisdicción que no tiene que ver nada con el tema administrativo tome decisiones de tipo judicial sin medir los alcances del fallo”. Por su parte, el curador cuarto Wilmar Serna asegura que “el proyecto no tiene ningún problema y por eso lo avalé”.