Patrimonio cultural: Epifanía y Lamento

El Ahellil del Gurara de Argelia, El Duduk y su Música de Armenia, El Mugham Azerbaijano, Los Cantos de los Baul de Bangladesh, El Carnaval de Binche de Bélgica, Los Gigantes y Dragones Procesionales de Bélgica y Francia, La Lengua, la Danza y la Música de los Garifunas de Centroamérica, La Danza de las Máscaras de los Tambores de Drametse de Bután,Las Babi de Bistritsa, Polifonía y Danzas Rituales Arcaicas de la Región de Shoplouk de Bulgaria,El Sbek Tom o Teatro de Sombras Jémer de Camboya, Los Cantos Polifónicos de los Pigmeos Aka de Centroafrica, La Ópera Kun, El Guqin y su Música y el Muqam Uyghur del Xingjiang de China, El Gbofe de Afounkaha o Música de las Trompas Traverseras de la Comunidad Tagbana de Costa de Marfil, La Tumba Francesa de Cuba, La Slovácko Verbunk de la República. Checa, La Cofradía del Espíritu Santo de los Congos de Villa Mella y El Teatro Bailado Cocolo de República Dominicana, La Epopeya Al-Sirah Al-Hilaliyyah de Egipto, Los Kihnu de Estonia, El Sosso-Bala de Guinea, El Teatro Sánscrito Kutiyattam, el Canto Védico y el Ramlila de la India, El Teatro de Marionetas Wayang de Indonesia, El Maqam Iraquí, El Teatro de Marionetas Opera dei Puppi de Italia, Las Tradiciones de los Cimarrones de Moore Town, El Teatro Nogaku y el Teatro de Marionetas Ningyo Johruri Bunraku del Japón, Los Bedu de Petra y Uadi Rum de Jordania, Los Narradores Épicos Kirguises,El Vimbuza o Danza de la Curación de Malawi, El Gule Wamkulu de Malawi, Mozambique y Zambia, El Teatro Mak Yong de Malasia, El Urtiin o Cantos Largos de los Mongoles de Mongolia y China, El Chopi Timbila de Mozambique, El Sistema de Adivinación Ifa de Nigeria, La Hikaye de Palestina, El Hudhud o Relatos Cantados de los Ifugaoy la Epopeya Darangen de los Maranao del Lago Lanao de Filipinas, El Rito Real Ancestral del Santuario de Jongmyo y su Música, los Cantos Épicos Pansori y el Festival Danoje de Gangneung de Corea, El Ritual del Calus de Rumania, La Cultura Oral de los Semeiskiey la Epopeya Heroica Yakuta Olonjo de Rusia, El Kankurang o Rito de Iniciación Mandinga de Senegal y Gambia, Los Lakaslaka o Danzas y Discursos Cantados de Tonga, Los Narradores Públicos Yeddah y El Sema o Ceremonia Mevlevi de Turquía, La Música Shashmaqom de Uzbekistán y Tayikistán, El Nha Nhac o Música de la Corte y la Cultura de los Gongs de Vietnam, El canto de Sana´a de Yemen, La Mascarada Makishi de Zambia, La Danza Mbende de Jerusarema de Zimbabwe, en fin, por Colombia, El Carnaval de Barranquilla y el Espacio Cultural de Palenque. ¡Elevad los corazones!

Pues bien: hace algunas noches, una de las personajas de mi próxima novela me envió un e-mail, muy preocupada ella porque en la remota aldea de Almasmuertas, capital de Vallestrecho, donde la tengo actuando, el Honorable Principado decretó que el Ghothan (especie de canto primitivo original de Hungría o del valle del Danubio) había sido declarado “Patrimonio Cultural y Artístico” de la villa. “Todo -dice ella- porque por allá a mediados de los años 30 el aerostato en que viajaba uno de los trovadores de esos cantos, ¡francés de origen argentino!, se estrelló en el campo de aviación alotro lado del río, sin supervivientes. Y ahora, dice mi personaja, “impusieron por “Ukase” o imperial decreto que todo el mes de junio sea dedicado, en parques y callejuelas,a ese ritmo(¿?) que nada tiene que ver con nuestras dulces e hispano-descendientes tradiciones musicales”. Ella me suplica que la mande de vacaciones durante los próximos 2 ó 3 capítulos, “mientras transcurren esas semanas lamentables”, y que por favor diga algo en el periódico. Cumplo con ello… ¡y me fugo con ella todo el mes!

opinion@vivirenelpoblado.co