¿Parque lineal o vía?

Lateral norte de la quebrada Zúñiga
¿Parque lineal o vía?
Según vecinos de la obra, esta se proyecta sobre un espacio en el que el POT definió un parque lineal

AhoraProyección Fonval
La obra incluiría un semáforo adicional en Las Vegas (18 sur), que sería el cuarto ubicado entre la 16 sur y la 25 sur

El lateral norte de la quebrada Zúñiga, obra por Valorización que conectaría las avenidas El Poblado y Regional, ha encontrado serios reparos de los habitantes de la urbanización Vegas de Zúñiga y del barrio Santa María de Los Ángeles.

Un primer tramo de esta conexión (Las Vegas-Regional) fue adjudicado por Secretaría de Infraestructura al consorcio Salvador Vásquez y Compañía Limitada, el pasado 19 de julio.

Urbanización Vegas de Zúñiga
Límite entre Vegas de Zúñiga y la quebrada

Tras la decisión surgió el descontento, pues los habitantes de la mencionada urbanización, ahora cuestionan la relevancia de esta pequeña conexión.

Para Ana María Suárez, una de las voceras, la obra es inviable: “Según el POT, por acuerdo municipal 46 de 2006, en el artículo 141, allí se proyectó uno de los parques lineales de quebradas como propósito de conservación del sistema hidrográfico del Río Medellín”. También trae a colación un documento soporte de POT de 2006. Allí se muestra que “en Santa María de Los Ángeles, el índice es de 1 m2 de espacio público por habitante, cuando en Medellín es de 3.5 y la OMS recomienda entre 12 y 15 metros cuadrados por habitante”.


Parte del terreno a intervenir fue entregado en comodato a la urbanización Vegas de Zúñiga. Sus habitantes piden que este terreno sea para el disfrute de toda la comunidad de El Poblado como parte de un parque lineal

A esto se suma que la construcción de torres de apartamentos en los últimos años a ambos lados de la quebrada, harían imposible cumplir con la exigencia de 10 metros de retiro, en tramos que solo tienen 4.5 metros de espacio entre el afluente y las vías planteadas.
Ante estas denuncias que se centran en el POT vigente, Luis Alberto García, director del Fonval, prefirió esperar una respuesta de la Alcaldía toda vez que existe un derecho de petición en curso. Sin embargo, sí se refirió a los aspectos técnicos: “En El Poblado la situación es de déficit en materia vial. En cualquier parte en la que hagamos una vía, sirve. Entonces no comparto que no se pueda hacer solo un tramo, porque este por sí mismo cumplirá un servicio. Eso sí, somos conscientes de que debemos impactar lo menos posible. Si no hacemos este tramo ya y lo dejamos para después, va a costar más. Así que haciéndolo ahora garantizamos que se congele el precio”.

“Hay alternativas”
Los habitantes de Vegas de Zúñiga proponen dos opciones para conectar estos dos corredores. Una es por la calle 17 C sur para salir a la Regional y la otra, planteada desde 2006 en Planeación, con un elevado sobre la Avenida Las Vegas. “Así no se congestionaría, se respetaría el espacio público y se facilitaría el retorno en la prolongación de la 19 Sur, que corresponde a Envigado y que sería en subida, para apoyar el taco que se forma en La Aguacatala”. Al debate también entra la fauna de la zona. “Este es un hábitat de loros, guacamayas, pericos, aguiluchos, iguanas, murciélagos y otras especies que se llevarían para el zoológico, sacándolos de su entorno natural”.

Sobre esto dice Luis Alberto García: “Se van a tener que implementar metodologías para atenderlos y proveerles un ambiente propicio para su vida”. Y advierte: “El impacto real en el medio ambiente está en la concepción del modelo de movilidad. Como el modelo es vehicular tenemos que dar soluciones a los ciudadanos cuidando el medio ambiente ¿Cuántos de los que compraron apartamentos en El Poblado se detuvieron a pensar cuántos animales iban a desplazar?”.

Por último, los habitantes de la urbanización Vegas de Zúñiga enfatizan en que se trata de oponerse a unas decisiones que están afectando el medio ambiente de toda la comuna 14. “Tenemos la prolongación de Los Parra, el túnel verde, las obras en Los Balsos y esta. Entre todas son más de 500 árboles que dan sombra, recomponen oxígeno, mitigan el impacto del CO2 y ayudan a disminuir la temperatura de la ciudad y que ahora están en peligro. Piensa uno si la apuesta realmente es hacer de Medellín un hogar para la vida”.