La Bailarina, un nuevo parque para llenar de sentido

Parque de La Bailarina Remodelación

La remodelación del antes denominado “parque del amor”, donde fue asesinada Isabel Cristina Restrepo Cárdenas a sus 18 años, genera otro espacio para ganar tiempo libre de calidad.

Hay que resignificarlo.

  • ¿Quiere sentarse a leer bajo la sombra de un frutal?
  • ¿Quiere jugar ajedrez o parqués y darse el lujo, así sea parcial, de no mirar el reloj?
  • ¿Qué tal salir a jugar con los niños en estas tardes sin lluvia de junio o regalarse una rutina de 45 minutos en las máquinas de un gimnasio al aire libre?
  • ¿O hacer una tanda de teletrabajo entre cantos de aves?

Se lee bien, ¿no?
Para eso también son los parques y el remodelado de La Bailarina, en el barrio Astorga, que rinde tributo a la estudiante de arquitectura y practicante de ballet Isabel Cristina Restrepo Cárdenas, se ofrece como otro espacio para ganar tiempo libre de calidad y detener por un instante la agitación que impone el día a día.

Publicidad

La remodelación del que por décadas fue señalado como “el parque del amor”, amor del prohibido, según el Código de Policía, además temido por culpa de los delincuentes que acechaban a quienes cruzaban entre Astorga y Santa María de los Dolores, en Patio Bonito, valió 3.639 millones de pesos y consistió en una adecuación de 12.450 metros cuadrados.

Tiene juegos infantiles y mirador, además de 504 metros cuadrados de jardines y 291 árboles, todo disponible para los barrios del entorno inmediato, sumando a Poblado Centro y a Manila.

 

Tres cuadras al oriente, el parque de El Poblado también está en obras de renovación. Tiene un presupuesto de 765 millones de pesos y finales de septiembre como plazo de entrega. Habrá cambio de pisos y nuevo paisajismo.

 

Santa María de los Ángeles, Ciudad del Río, Catay, Sao Paulo y La Frontera, el Lleras, Provenza, La Presidenta, Los Naranjos con su Uva Ilusión Verde, también tienen oportunidades similares de disfrute, unos de encuentro masivo, otros con funciones ambientales, paisajísticas y urbanísticas, pero como lo informamos en Vivir en El Poblado en un reportaje publicado en abril, la apropiación de estos espacios públicos por parte de los vecinos todavía tiene mucha cuerda por tomar.

Por eso esta nueva apertura del parque de La Bailarina es la mejor oportunidad para remodelar ahora las prácticas ciudadanas.

Para que los residentes y el comercio de Astorga le den otro significado al espacio que se hizo tristemente célebre por la tragedia de Isabel Cristina, asesinada a sus 18 años allí mismo, el 14 de junio de 2008.

Para desgastarlo, este y los demás, pero con prácticas de convivencia, pausa y esparcimiento, sin daños a los bienes públicos: ya un par de tagueadores dejaron marcas con aerosol de la que consideran su “conquista del espacio” en La Bailarina.

La Alcaldía lideró la remodelación física, ahora es tiempo de que en Astorga y en los demás parques se reforme la creencia, dotada de cierta razón, de que en El Poblado solo hay buenos planes si hay consumo y gastos altos. Es por equilibrio en la calidad de vida.

Publicidad