Parece que ahora sí

Las obras del puente para allá
Parece que ahora sí
En agosto empezaría el proceso de licitación para las obras complementarias del costado occidental del puente de la 4 Sur

Los vecinos del puente de la calle 4 Sur, en el sector de Guayabal, están contentos por estos días, aunque también prefieren ser cautos. El motivo de este cruce de sensaciones es que la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín, en cabeza de José Diego Gallo, anunció que en agosto próximo saldrá la licitación de las obras complementarias que tanto han pedido.

Las dudas de los habitantes del costado occidental de la megaobra tienen su fundamento. Según la denuncia del veedor de la comuna 15, Rubert Vanegas, se debió pensar en las obras complementarias desde el mismo arranque de la construcción. “Desde que se inauguró este gigante que costó 200 mil millones de pesos, en abril de 2012, hemos estado enviando derechos de petición porque consideramos que no han terminado el proyecto”.

Como lo reseñó Vivir en El Poblado en su edición 526 (6 de junio, artículo “Del puente para allá”), las peticiones eran cerca de 10, teniendo en cuenta arreglos en la vía, modificaciones en fachadas, una barrera acústica, intervención en la cancha de arenilla, adecuaciones en fachadas en los bajos del puente, y otras más.

Hasta ese momento los funcionarios de Infraestructura no habían dado respuestas concretas, pero después de cuatro sesiones en el Concejo de Medellín (más de un año después de inaugurado el puente) la administración municipal ya tiene clara la intervención que hará allí.

Héctor Alonso Gómez, subsecretario técnico de Infraestructura Física de Medellín explicó que se intervendrá la vía misma, que en ese costado pasa de ser la 4 Sur, a la 2 Sur. “Vamos a tener repavimentación; mejoraremos las redes de servicios públicos; los andenes, que ahora son de un metro de ancho, y van a quedar de dos metros. Vamos a arreglar las fachadas de las viviendas aledañas, habilitaremos el cuadradero de buses y se va a mejorar la iluminación”.

El funcionario advirtió que estas intervenciones tendrán un costo de 5.000 millones de pesos, sin contar los 1.200 millones que se invertirían para que la cancha de arenilla del barrio quede con una superficie sintética. Aunque el diagnóstico del Inder está listo, al parecer lo único que hace falta es el visto bueno del Alcalde para llevar a cabo la transformación de este escenario.

Según argumentó el subsecretario técnico de Infraestructura Física, la demora para estas ejecuciones está relacionada con los compromisos iniciales y con los tiempos que rigen para todos los trámites que tienen que ver con el presupuesto del Municipio.

Por ahora, se espera que luego de que las obras salgan a licitación el próximo mes, su ejecución se inicie en tres meses más. Por su parte, el veedor Ruber Vanegas insiste en que sólo cuando vea el arranque de los trabajos podrá decir que les cumplieron. Agradece a varios concejales de la ciudad la ayuda para consolidar estos compromisos, pero enfatiza que estas obras debieron ser contempladas en el proyecto macro, pero no se hizo, tal y como se lo reconoció el secretario de Infraestructura, José Diego Gallo.

A los habitantes de esta zona de Guayabal solo les queda esperar que los compromisos se cumplan de una vez por todas. Es decir, que lo que se hizo en el lado de El Poblado también se haga “del puente para allá”.


Así publicó Vivir en El Poblado (526) las peticiones de la comunidad de Guayabal