Para las agendas de Aníbal y Sergio

Aníbal, por ejemplo, nos recalcó en su campaña que podíamos estar seguros de que con él la movilidad iba a mejorar sustancialmente. No fue muy específico pero al menos se comprometió a “revisar” el pico y placa. Y que tal vez lo reemplazaría con un esquema de VAO (vehículos de alta ocupación). Y en su programa de gobierno aseguró que iba a “retornar espacio público al ciudadano, espacio hoy ocupado por un vasto número de vehículos, muchos de los cuales podrían ser utilizados en la movilización de personas…” Obvio, todos quisiéramos eso, pero Aníbal parece olvidar que cada año se añaden unos 20.000 vehículos nuevos al tráfico de El Poblado. Carajo, ¡más de 50 por día!
O sea, ¿quitar pico y placa, sumarle todos esos carros nuevos y encimarle el tráfico adicional que ya muy pronto circulará por este sector de Medellín, cortesía del puente de la 4 Sur, y aún así prometer que el ciudadano de a pie va a recuperar espacios? ¿Es esto ingenuidad o pensar con el deseo?
¿Y qué va a pasar con la Valorización, a propósito? Por lo visto, a Aníbal le va a tocar seguir con las obras, aunque no se ve muy convencido. Como que no quería molestar mucho a Alonso durante la campaña. Esperemos a que asuma y veremos su posición. Pero que hoy nos resuelva dos preguntas:
1. ¿Cómo va a cruzar la Avenida 34 por la 10?
2. ¿Va a extender la doble calzada de Los Balsos hasta Las Palmas, o sólo hasta ISA, como está planeado hoy?
Otro punto clave es su propuesta de rodear con un cinturón verde a Medellín. Buena como promesa, muy original… pero, ¿realizable? En la práctica es como ponerle una frontera al Valle del Aburrá. Maravilloso, pero ¿qué dirán los constructores? Interesante ver qué va a pasar con el precio de la tierra.
Y Sergio, por su lado, va a tener una interesante agenda. Le toca heredar el liderazgo de Hidroituango, que supuestamente va a darle flujo de caja a Antioquia por las próximas décadas. Esa parece fácil, sobre todo ahora en manos de EPM.
¿Y el Túnel de Oriente qué? Por más que Luis Alfredo haya tratado de convencernos de que esta es, simplemente, una etapa más de un plan que viene ejecutándose desde hace como 5 años, es muy difícil argumentar que es una obra prioritaria. Si queremos competitividad, y rapidito, ¿no es mucho más urgente mejorar los accesos o salidas de Medellín, que hoy son un desastre total? ¿Qué tal el paso por Minas? ¿O las salidas a Puerto Berrío o hacia el norte? Ninguna de estas vías tiene opción si algo falla. Pero el túnel sí, y muy buenas. Claro, vendrá el proyecto de Autopistas de la Montaña que mejoraría las cosas de una vez por todas. ¿Pero cuándo?
Por último, ¿no será posible que Sergio y Aníbal, en una demostración de liderazgo conjunto y sentido común, aumenten el grotesco y no cumplible límite de velocidad en la doble calzada de Las Palmas, que hoy está en 30 Km/h?
franco.jc@vivirenelpoblado.com