Paolo Restrepo, el pequeño titán de la cocina

A los nueve años, el gusto por el dulce motivó a Paolo Restrepo a dedicar sus domingos a la preparación de postres, tortas y cupcakes. Pese a ello, su padre, el chef Pedro Nel Restrepo, se sorprendió enormemente cuando Paolo le manifestó su deseo de participar en MasterChef Junior, programa del canal RCN. 

Paolo Restrepo

Para constatar la seriedad de las intenciones de su hijo y determinar si realmente tenía un talento potencial para la cocina, Pedro lo sometió, a quemarropa, a un reto casero: elaborar una cena, en menos de dos horas, para él y su esposa (la madre de Paolo). Los resultados fueron más que satisfactorios, Pedro quedó convencido y desde ese momento se convirtió en un motivador incansable del sueño de su hijo.

Superando un filtro de miles de niños de todo el país, Paolo se ganó un lugar dentro de los 18 concursantes definitivos de MasterChef Junior, donde sobresalió por su generosidad e inventiva (ganó un reto creativo) y aprendió a “confiar en sí mismo”. Tras su salida del programa, realizó una práctica de un mes en el restaurante Brulée y una de dos semanas en el Hotel San Fernando Plaza, la cual espera extender al concluir compromisos aún pendientes con MasterChef.

Mientras cursa sexto bachillerato en el colegio San José de la Salle, este simpático niño nacido en Tenerife (España), actualiza su propio blog de cocina y tiene en remojo varios proyectos que alimentan su pasión por las artes culinarias y su sueño de formarse como chef en Francia.

Paolo nos brinda una de las recetas que aprendió en su práctica en Brulée (con un ligero retoque personal: los tomates perla): penne rigatti con salsa de salmón ahumado.


Penne rigatti con salsa de salmón ahumado
(para 4 personas aprox.)

Ingredientes
• 200 gramos de penne rigatti
• 150 gramos de salmón ahumado
• 4 espárragos verdes
• 30 gramos de perejil
• 2 dientes de ajo
• 50 mililitros de vino blanco
• 100 mililitros de aceite de oliva
• 200 mililitros de crema de leche
• 100 gramos de tomates perla
• 1 cebolla blanca
• 100 gramos de mantequilla
• Sal
• Pimienta
• Brotes secos

Preparación
Poner agua a hervir, agregar sal y la pasta, y cocinar hasta que esté al dente. Desmenuzar el salmón en trozos pequeños. Blanquear los espárragos y cortarlos en trozos. Picar finamente el perejil y el ajo en écrassé (sin piel y aplastado), y mezclar con aceite y un poco de sal. Cortar la cebolla en brunoise (dados minúsculos).

Para la salsa: En una sartén, transparentar la cebolla en mantequilla y aceite, desglasar con vino blanco hasta evaporar el alcohol. Incorporar los espárragos, el salmón, el picadillo de perejil con ajo, los tomates perla, y saltear. Adicionar la crema de leche y reducir hasta el punto deseado. Rectificar sazón. Escurrir la pasta, mezclar con la salsa, emplatar y decorar con los brotes frescos.