Publicidad
lunes, diciembre 10, 2018

Esteban Carlos Mejía

Novelista y columnista de opinión. Ha publicado las novelas Mentirás al prójimo como a ti mismo, 2001 (Premio Nacional de Novela Universidad de Antioquia 2000); I love you putamente, 2007; Hagan el favor de hacer silencio, 2013, y Esos besos que te doy, 2016. En Vivir en el Poblado publica la columna Hic et nunc (Aquí y ahora) y en El Espectador, de Bogotá, cada quince días, Rabo de paja.

Por Esteban Carlos Mejía

Quiero que siempre sea así

La cresta de una ola me zapateó en la nuca, y el éter me hamacó sin apuro, un algodonoso cúmulo de constelaciones y galaxias. Cerré los ojos y oí a Faulkner, dios hecho hombre. “Joder y jolines”, pensé aterrado
Por Esteban Carlos Mejía

No hay más dios que William Faulkner

/ Esteban Carlos Mejía
Su escritura tiene duende, como decía Federico García Lorca: el duende de la originalidad y la consistencia narrativa, la independencia espiritual de un creador sin ambages ni cortapisas, hecho para ser leído con veneración y respeto
Por Esteban Carlos Mejía

Los momentos de Norrita

En julio, Sílaba Editores publicó Momentos, de Nora Arango Díez, Norrita del corazón. Es una colección de 44 relatos cortos sobre situaciones cotidianas, al alcance de cualquiera, narradas con sencillez, sin enredos, tal cual pasaron
Por Esteban Carlos Mejía

¿Matar a la mamá no es pecado?

/ Esteban Carlos Mejía
Después y antes de Dios es una novela sobre el asesinato de una matrona por su propia hija, la fuga de la asesina junto con Bibiana, su joven amante, el posterior secuestro de ambas… más un final que no les voy a contar

Cría fama y tírate a las pereiranas

/ Esteban Carlos Mejía
Aldemarcito lanzó una bomba lacrimógena en forma de libro, un escandaloso análisis de la vida, pasión y resurrección de las mujeres de Pereira que escudriña los vericuetos de la Perla del Otún. No queda títere con cabeza

¡Qué vivan los borrachos!

Pablo Rolando Arango, magíster en Filosofía de la Universidad de Caldas, escritor de “piezas sin género”, publicó en abril Borrachos grecocaldenses: un libro chiquito en la forma y grande en el contenido

Rubem Fonseca, la brusquedad de la ternura

/ Esteban Carlos Mejía
Ambientada en Río de Janeiro, está narrada con desparpajo casi procaz por el escritor Gustavo Flavio, mulato gordo, pedante e insufrible, sátiro y hambrón, cuyo seudónimo es homenaje a Gustave Flaubert

Por una fiesta se olvidó que cada uno es cada cual

/ Esteban Carlos Mejía
Otro golazo de Juan Diego Mejía y su equipo de trabajo, con el apoyo de Amalia Londoño Duque, secretaria de Cultura Ciudadana. Al César, lo que es del César

¿Envidia o caridad por los que no leen?

/ Esteban Carlos Mejía
Pegados al televisor, desorientados, sin imaginación, rústicos, pensando en vacas y bestias. O, quién quita, rezanderos, cándidos, prósperos y borregos, de rodillas ante la Virgen de los Sicarios rogando para que gane el No

Alabanza a un librero sin nombre

/ Esteban Carlos Mejía
Eres astuto. Rápido, gatillo veloz. Precavido y desvergonzado al mismo tiempo. Con simpatía y cinismo. Intrépido. Sentimental. Capaz de atravesar medio valle de Aburrá para conseguir y entregar tu droga

Por encima del hombro

/ Esteban Carlos Mejía
La curiosidad me dañó el tinto. Leí por encima del hombro: imposible: una tipografía demasiado chiquita para mi voyerismo. Se volteó y me miró con desconfianza. No tenía ni 16 años

¡Tienen que follar!

/ Esteban Carlos Mejía
Si follar fuera obligatorio, nadie follaría. Las personas follan por amor, por placer, por deseo, hasta por curiosidad

¿A quién le lees?

/ Esteban Carlos Mejía
¿A quién le lees tú? ¿A tus hijos chiquitos? ¿Has notado que cuando cierras el libro ellos abren los ojos? Sus cabecitas fantasean hasta que la oscuridad los obnubila. ¿Les lees a tus compañeritas de estudio, youtuberistas feroces?

La libertad os hará verdaderos… lectores

/ Esteban Carlos Mejía
A mi abuela, mamá Julia, el cura confesor de San Jerónimo de los Cedros le prohibía, bajo pena de condenarse a la gehena, que leyera María, de Jorge Isaacs por ser un libro judío, masón y hediondo

¿Poco y mal?

/ Esteban Carlos Mejía
Con la boca hecha agua, pregonan que ya nadie lee como ellos leían cuando eran muchachos. “Los jóvenes de hoy no leen nada”, se indignan. “Y lo poco que leen es malo”. Les tengo lástima, pobrecitos

Leyendo espero…

/ Esteban Carlos Mejía
Si leer nos hace mejores, ¿entonces para qué leer a Henry Miller o a Charles Bukowski, sujetos que sólo quieren follarse a las mujeres de este mundo lleno de mujeres? Si leer nos hace peores, ¿entonces para que leer a sor Juana Inés de la Cruz?

A leer por gusto…

/ Esteban Carlos Mejía
Conan Doyle fue médico y oftalmólogo, espiritista y francmasón, jugador de rugby y golf, boxeador y grafómano. Parece que no tuvo muchos pacientes. En 1887, a los 28 años de edad, publicó Estudio en escarlata, primera novela con Sherlock Holmes

Leer es para vagamundos

/ Esteban Carlos Mejía
¿Para qué leemos? Para aprender, gozar, odiar y amar, rabiar, olvidar. Leemos para ser letraheridos. Para dejar de ser lo que somos, fantasear o navegar por entre las nubes sin alzar vuelo del horripilante suelo donde descansan nuestras posaderas

“Ricos pa’ hijuemamas”

/ Esteban Carlos Mejía
Propongo a Vargas Llosa y me regañan porque, a sus 80 años, viagra de por medio, anda en la cama con Isabel Preysler. Pero yo qué puedo hacer. Insinúo a Doris Lessing y ¡ay!, me crucifican: “Esa gringa es una p… de la peor calaña”

Si nos dejan

/ Esteban Carlos Mejía
Conozco un taxista que cuando le cae un semáforo en rojo coge su libro de turno, y se pone a leer hasta que, pasados unos hijueputésimos de segundo, los carros de atrás empiezan a pitar

Lectores libertarios

/ Esteban Carlos Mejía
Leer de todo, lo que a uno le dé la p… y reverenda gana, haciendo caso omiso a la voz de la conciencia. Leer por goce pagano, por puro hedonismo

Leer revuelto

/ Esteban Carlos Mejía
Nadie debería imponernos un canon al leer. Ni tutores, ni amantes, ni novios, ni compañeros de trabajo. Los dioses bendigan el despelote que Gutenberg creó con su imprenta

Una cosa es una cosa…

/ Esteban Carlos Mejía
Un derechista pragmático, Vargas Llosa, que escribe con la sutileza de un idealista y un izquierdista recalcitrante, García Márquez, que narra con la sapiencia de un príncipe de la Iglesia, de los de antes, los del Renacimiento

¿Leer ficciones nos vuelve (más) sabios?

/ Esteban Carlos Mejía
Nos pone contentos, nos vuelve flexibles al entendimiento y a la comprensión de las ideas ajenas. Inclusive, nos hace respetuosos

¿Envidia de la mala?

/ Esteban Carlos Mejía
No conozco al primer lector envidioso. Descubrir lo que están leyendo los demás no da tristeza ni pesar. Si mucho, un leve cosquilleo en el esternón al darnos cuenta de que el tiempo no alcanza y constatar que tenemos un rimero de libros aún por leer

De la guerra a la paz

/ Esteban Carlos Mejía
Guerra y paz es una novela incomparable e inolvidable. Sus personajes son criaturas casi reales, vivaces, intensas, pletóricas de fuerza, contradicciones, emociones y sentimientos. Criaturas entrañables: ¡todas!

Ficción es ficción

/ Esteban Carlos Mejía
¿Para qué leerme las voluminosas novelas policíacas de Henning Mankell, muerto hace más o menos un mes, en vez de conseguirme un estudio de la ONU o repasarme ciertas páginas de The Economist?

El diccionario de mi corazón

/ Esteban Carlos Mejía
Permítanme recomendarles lo más puppy de este mundo. Directamente desde Madrid, España, y después de una gira por 21 naciones de América y Asia, aquí está la versión electrónica de la vigésima tercera edición del Diccionario de la Real Academia

Leer por azar

/ Esteban Carlos Mejía
¿Hay algún vínculo oculto o explícito entre Adoum, Bibliowicz y Faulkner? Todavía no lo sé. Pero algún día lo sabré. Porque creo, a pies juntillas, en la sabiduría de Roa Bastos: “Existe el azar porque existe el olvido”

Después del gusto…

/ Esteban Carlos Mejía
Al leer un buen texto uno no quiere que el gusto se acabe jamás y que al avanzar en la lectura solo se ansía que el final se postergue o se retarde lo máximo posible
Publicidad
.
Policía en EL Poblado

El muy preocupante “no sabe, no responde” de la Policía

Creció el delito en estas calles, también la percepción de inseguridad. Si las denuncias se extravían en algún escritorio o se llevan solo a...

Noticias

Crónica gastronómica

Holler Box