Ona en construcción

Ona en construcción
Cada prenda es construida por muchas piezas que unidas en armonía buscan el confort y el buen estilo práctico.

Juliana Correa, con el apoyo de sus dos hermanas, es la creadora y diseñadora de la marca de ropa Ona. Con 7 años en el mercado local, solo hace algunos meses se lanzó a tener almacén propio cerca al Parque Lleras. Colores neutros, nada de insumos, es decir, nada de botones, cierres, velcro o piezas distintas al textil usado en la creación de la ropa, ni prontamoda (esas tendencias y siluetas en el vestuario que toman fuerza rápidamente y tienen gran acogida pero dejan de gustar o se olvidan con igual rapidez, no tienen tanta vigencia como las prendas clásicas) y una construcción de varias formas y telas que se ajustan a la medida son el sello especial de Ona. Algodón y seda es una de las mezclas que más usa recientemente.


¿De dónde nace la idea para este estilo de construcción de ropa?
La marca nació como ropa de descanso para que la mujer estuviera muy cómoda pero muy bonita en la casa. El usuario empezó a llevarla al exterior de su casa y nos fue llevando a que cada vez fuera más construida, más elaborada hasta convertirla finalmente en una línea de ropa exterior. El usuario empezó a valorar y a pedir ese indicio de construcción que al principio era muy sutil. De todos modos siempre he pensado que la conexión a la función es primordial.

¿Por qué no usar insumos?
Trato de no hacerlo nunca pero lo hago cuando ya el proceso experimental me lo exige, porque el molde o esa forma lo exige. Pero trato de no usarlos para que la misma forma y el material se defiendan solitos y sean más generosos con el cuerpo, finalmente el insumo es un elemento más que va a intervenir en la forma, a rozar con el cuerpo.
La prenda no tiene elementos adicionales, ella es muy elaborada por sí sola, porque hacemos prendas de 20, 30 ó 40 piezas cada una lo que se puede tomar 3 ó 4 horas en cortar y un solo día en confeccionar. Entonces el trabajo es muy elaborado pero el resultado final no es nada saturado.

¿El cliente promedio aprecia toda esa elaboración?
Mucho. El usuario que se engancha con Ona, que no son todas las mujeres porque nuestro nicho es muy específico, valora mucho ese aspecto. Cuando hago a veces piezas simples y básicas para compensar un poquito los costos, no son escogidas ni valoradas. Eso después de 7 años es lo que ha marcado a Ona, ella solita se reconoce en la calle porque no está marcada ni estampada; ella sola es capaz de contar quién es por ese grado de elaboración.¿El cliente promedio

aprecia toda esa elaboración?
Mucho. El usuario que se engancha con Ona, que no son todas las mujeres porque nuestro nicho es muy específico, valora mucho ese aspecto. Cuando hago a veces piezas simples y básicas para compensar un poquito los costos, no son escogidas ni valoradas. Eso después de 7 años es lo que ha marcado a Ona, ella solita se reconoce en la calle porque no está marcada ni estampada; ella sola es capaz de contar quién es por ese grado de elaboración.

¿Qué tipo de mujer está en ese nicho?
Es una mujer madura que puede estar entre los 30 y 45 años, muy femenina con estilo propio, es decir no necesita de la prontamoda o de la tendencias que estén marcando en el mundo para sentirse bonita, es capaz de proponer, de usar algo distinto sin exhibir marca como algunas que necesitan mostrar la marca para sentirse seguras. Esta mujer no necesita eso porque valora es el trabajo formal.

¿Por qué no sigue las grandes pasarelas?
Yo sí las sigo, diariamente estoy a lado de los que me parecen muy buenos, tengo una lista como de 15 personajes que yo no soy capaz de dejar de ver pero eso lo traduzco a la filosofía de Ona que es muy precisa. No trabajo prontamoda porque para mí es algo efímero, porque me gusta que permanezcan, porque su equilibrio no deja que cansen, prefiero una forma más silenciosa que permanezca en el tiempo.

¿Cómo desarrolla una prenda o colección?
Lo fundamental es rayar, tengo 3 ó 4 elementos claros basados en una inspiración, en este momento estoy pegada de las grietas en la calle por donde nace la yerbita, nace la vida, me pego de esa frase por ejemplo y de eso me salen formas básicas que parto muchísimas veces y luego limpio. Es un proceso largo de rayar a lápiz. Cuando esa forma me lleva a encontrar otros elementos funcionales sale una familia de un vestido, unas camisas, un pantalón, asociada por lo que leí de pasarelas, de lo que me inspira y lo que surja en el proceso experimental.

¿Los colores son una característica de Ona?
Se pegan de las temporadas de países importantes en moda que tienen estaciones, una época de verano con colores de más luz y una época de invierno con colores con menos luz. Ona es muy neutro, tiene muy pocos acentos de color, siempre habrá blanco, negro, crudo, gris, café y oscuros, nunca habrá colores brillantes o ácidos, no los sé manejar. Vuelven y se ligan los neutros con la filosofía de Ona, son equilibrados, tranquilos, permanentes.