Objeciones a proyectos viales

     
   
     
  La primera de las proposiciones de la Junta de Representantes a la Administración Municipal tiene que ver con la construcción del puente de la Calle Sur 4. Si bien el Municipio decidió que lo construiría con recursos propios, las aproximaciones a este, es decir, las obras aledañas en el costado oriental, deberán ser asumidas por los contribuyentes. Con esto no está de acuerdo la Junta, según lo afirma su presidente, el ingeniero civil Ignacio Arbeláez. “El puente nos parece extraordinario, pero desaprobamos que nos cobren a nosotros las aproximaciones del lado oriental, cuando las de Guayabal las va a pagar el Municipio. Nuestra propuesta es que tanto las aproximaciones de oriente como de occidente, desde la Avenida El Poblado hasta Guayabal, las haga la Administración como una contribución a la ciudad porque un puente sobre el río no es para El Poblado sino para unir dos áreas de Medellín”. Pagar por intersecciones
La segunda propuesta de los representantes de los propietarios es que con dineros de los ciudadanos se construyan más bien seis intersecciones viales que no están contempladas en el paquete de valorización y que, según ellos, son necesarias para mejorar la movilidad. Se trata de tres pasos a desnivel en la Transversal Superior: con Los Balsos, con El Tesoro y con La 10; de dos pasos a desnivel en la Transversal Inferior: con La 10 y con la Loma de Los Parra, y de una intersección más en la Avenida El Poblado con Los Parra. “Con la plata nuestra, con la que se prevé construir los accesos de la Calle 4 Sur, se pueden realizar estas obras incluidas inicialmente en el Plan de Desarrollo 2008-2011, pero que luego fueron eliminadas”, advierte el ingeniero Arbeláez y asegura que su costo aproximado sería de 70 mil millones de pesos.

La 34: “autopista dentro de los edificios”
La tercera proposición está relacionada con la ampliación de la Avenida 34. La Junta no está de acuerdo con sus diseños ni conque los propietarios la paguen en su totalidad. “El proyecto de La 34 es exageradamente grande. Nos habían dicho que se trataba de otra doble calzada, pero en realidad es esa doble calzada más otros dos carriles para Metroplús, lo que significa mayor compra de predios y riesgos de demandas. Estaríamos pagando a Metroplús, cuando es un sistema de transporte masivo de pasajeros de toda la ciudad, y la reglamentación nacional indica que hasta el 70% de esos sistemas masivos lo puede financiar el Gobierno. Además es demasiado ancha y perjudicaría muchas zonas verdes, casas y parqueaderos; incluye tres intersecciones a desnivel que no tienen lazos ni retornos, por lo que se convertiría en una vía expresa, parecida a la canalización de un río. Nos preocupa el daño que se puede hacer al meter dentro de los edificios prácticamente una autopista”.

Dudas sobre los avalúos
En cuarto término, la Junta de Representantes de los Propietarios propone redefinir el tema de los avalúos de los predios. “La Lonja está analizando 400 puntos en El Poblado para calcular la plusvalía, con base en el avalúo actual y el que tendrían cuando se construyan las obras decretadas. De una parte, tenemos ciertas dudas sobre si el personal que está adelantando este trabajo cumple los requerimientos para hacerlo. De otro lado, hay quienes opinan que esta valorización no se va a dar en mucha parte de El Poblado. Si hay propiedades que no se valorizan ¿cómo se atreven a hacer unas obras por valorización? Apenas se está iniciando este proceso, y el Municipio ya quiere empezar a construir las obras.”
Otra de las propuestas de la Junta de Representantes de los Propietarios es que el Municipio retome la posibilidad de construir la circunvalar oriental, en la parte alta de El Poblado. “Esa obra sí valorizaría. Uniría Sabaneta, Envigado, pasaría por la parte alta de El Poblado y llegaría a la variante de Las Palmas”.
Así mismo, el ingeniero Ignacio Arbeláez propone a modo personal que ISA financie la construcción de algunos de los proyectos viales, “tal y como lo ha hecho en Chile con 900 kilómetros de autopistas, y en Antioquia con casi 900 kilómetros de autopistas de la montaña”.