Nuquí, tsunami y buena vista

Nuquí, tsunami y buena vista
Hace más de una década el restaurante Nuquí es sinónimo de excelsa comida de mar, preparada por cocineras nativas de ese pueblo del Pacífico, donde abundan las maravillas naturales y las gastronómicas.

El fundador de este sitio que hoy cuenta con dos sedes (una de ellas es una franquicia localizada en la vía al Aeropuerto José María Córdova, diez minutos después del peaje) es Gustavo Posada, viajero, cocinero y creador de una carta que atrapa a los comensales tanto por los llamativos nombres de sus platos como por la inconfundible sazón de sus preparaciones.
De sus cazuelas, dos se destacan: buena vista y tsunami del Pacífico. Ambas son preparadas en leche de coco, con tomate escalfado y un poco de picante. La buena vista lleva muelas de cangrejo, colas de langosta, jaiba, camarones, pulpo y langostinos. Tsunami del Pacífico contiene jaiba, calamares, pescado, langostinos y pulpo.
Otros platos sugeridos de Nuquí, cuya sede original se encuentra en la carrera 42 con la 10, son el sancocho tumbacatre y la pasión de la negra Pía. Informes en el 312 3749.