Nuncio apostólico de Colombia se pronunció frente al caso del padre Elías Lopera

 Monseñor Ettore Balestrero, representante del papa Francisco en Colombia, manifestó que todo sacerdote debe vivir de manera transparente
 
padre elias nuncio
 
A la izquierda el padre Elías. En el recuadro el Nuncio Apostólico. Foto Vivir en El Poblado y Cortesía
 
Por Laura Montoya Carvajal
 

El nuncio apostólico de Colombia, Ettore Balestrero, aseguró a Vivir en El Poblado que no tiene conocimiento de los detalles del caso que salió a la luz pública el 15 de marzo pasado cuando Julio César Cardona concedió una entrevista a la emisora La W sobre la presunta relación sentimental que sostuvo con el sacerdote José Elías Lopera, que hasta ese día fue el orientador de la parroquia La Divina Eucaristía.

Después de oficiar una misa en la parroquia de Santa María de Los Dolores de El Poblado la semana pasada, Balestrero explicó que la acusación hecha por Cardona de que el padre haya roto su compromiso de celibato es “gravísima”: “Frente a acusaciones gravísimas hay que averiguar si es necesario tomar medidas gravísimas”, explicó el políglota italiano.

“Cualquier sacerdote tiene que vivir de manera transparente delante de Dios, delante de la Iglesia y entonces, también delante de sus feligreses”, agregó el religioso. Ante la posible actuación indebida del padre, el nuncio apostólico afirmó que la Iglesia debe colaborar con la justicia ordinaria e, internamente, “buscar la verdad sin ningún reparo”.

Según Cardona, el padre Lopera y él sostuvieron una relación de pareja desde que él tenía 16 años. El civil denunció en la emisora que el padre le recomendó bañarse en alcohol y en un accidente, el denunciante sufrió quemaduras por las que, según su declaración, el religioso le iba a dar una compensación económica. Sin embargo, el padre Lopera se defendió argumentando que él ha sido víctima de su denunciante y que desde hace tres años ha denunciado a Cardona por extorsión e injuria y calumnia.

Frente a las posibles medidas que se aplican en la Iglesia en estos casos, Balestrero explicó que hay varias decisiones que se pueden tomar, como penitencias, suspender al sacerdote del cargo o del sacerdocio. Concluyó que “si hay que tomarlas, debe hacerse para el bien de la persona y la credibilidad de la Iglesia, también para respeto de la gente”. 

El nuncio apostólico fue nombrado en 2013 como el representante de la Iglesia católica en Colombia.