Nunca se es muy joven para aprender a cocinar

Greg Grossman, un adolescente neoyorquino descubrió a esa edad que su pasión era la gastronomía y con talento y la particularidad de su edad entre los demás chefs, pronto se convirtió en una celebridad. A los 14 años se metió de lleno a la cocina molecular y creó su propio negocio de banquetería el cual estará vinculado este mes a una de las nuevas tendencias americanas en comida, el restaurante itinerante. The Feast, nombre del evento a realizarse el 10 de marzo en Nueva York, tendrá como tema el arte pop y la atracción principal será el chef quinceañero Grossman, razón por la cual se cobrará a 95 dólares el plato.