Nueva normativa para bares y discotecas

Vida nocturna
Nueva normativa para bares y discotecas
El programa “Rumba Segura” ahora se llama “Medellín Convive la Noche”, y regulará a los establecimientos nocturnos de la ciudad

convivelanoche2

La Secretaría de Gobierno y Derechos humanos está realizando la socialización del programa “Medellín Convive la Noche” que, por medio del decreto 890 de 2014, reemplazó a la medida “Rumba Segura” como normativa vigente para el control de la vida nocturna en la ciudad.

También se está poniendo en común el decreto 889 de 2014, “mediante el cual se deroga el Decreto 1358 de 2010 y se establecen los horarios de funcionamiento de los establecimientos de comercio abiertos al público de la ciudad de Medellín”, y donde se determinan los horarios de funcionamiento, de acuerdo a las características y ubicación de los diferentes lugares. Aquí podrán ver los horarios establecidos.

convivelanoche3La medida incluirá extensiones de horarios para los establecimientos que hagan parte del programa. Los bares y discotecas inscritos ubicados en sectores de vocación comercial podrán funcionar hasta las 4 am los jueves, viernes, sábado, y días víspera de festivo. Mientras que los sitios que estén ubicados en los corredores barriales determinados por el Plan de Ordenamiento Territorial podrán abrir hasta las 2 am.

También podrán acceder a capacitaciones y diplomados para mejorar el servicio de los establecimientos y a hacer parte de publicaciones de organismos públicos y privados que promoverán positivamente los sitios.

Asimismo, los lugares que hagan parte del programa deberán poner la música en el margen de decibeles permitido, evitar el mal uso del espacio público aledaño al establecimiento, no distribuir alcohol adulterado o de contrabando, no permitir el consumo de sustancias psicoactivas ni el porte de armas, y prohibir el ingreso a menores de edad, si es del caso.

Además, deberán mostrar trimestralmente el recibo de pago de la industria y comercio actualizado y hacer parte activa de las mesas de concertación y convivencia, y las “brigadas contra el ruido” del sector donde estén ubicados.