Noche de cuerdas con la Filarmed

Hoy, en el teatro Pablo Tobón Uribe, destacadas obras de Mozart, Beethoven y Prokofiev serán interpretadas por la orquesta y tres talentosos solistas
Por Laura Montoya Carvajal

Este viernes 8 de abril, en el Teatro Pablo Tobón Uribe, obras de Beethoven, Mozart y Prokofiev serán interpretadas por la Filarmónica de Medellín y tres solistas pertenecientes a la orquesta, en el cuarto concierto de la temporada 2016.

Durante tres años, el español Carlos Parra ha sido músico de la Orquesta, a la que ingresó después de ser compañero del concertino y director asistente Gonzalo Ospina en la Orquesta de Castilla y León. “Llegué a un nuevo mundo, en especial respecto a la música clásica. Uno aquí puede aportar más que en Europa: allá la tradición clásica viene de hace siglos mientras que aquí no está tan arraigada. Todo lo que hemos aprendido allá es importante poder exportarlo y enseñarlo aquí”, considera Carlos. En la orquesta, además les enseña violín a siete músicos con un programa de medias becas.


Carlos Parra

El intérprete es jefe de segundos violines y hoy tocará el Concierto No. 5 para violín de Mozart, en su tercera participación como solista en Medellín. “Esta obra revolucionó por la forma como estaba escrita: Mozart se adelantó a la época. Es muy importante tocarla bien por su dificultad estilística y de afinación”, asegura de la composición hecha en 1775 por el austriaco. El violinista agrega que es necesario abordarla de una manera historicista, metiéndose en el rol de la época, para lograr una correcta adaptación al estilo.

< Clara Rojas

Las hermanas Clara y Ana María Rojas, violinista y violista respectivamente, también hacen parte de la orquesta y ambas serán solistas en la Sinfonía concertante de Mozart para violín y viola. Clara ingresó a los 16 años a Filarmed y estudió su pregrado mientras tocaba con la orquesta. Según ella, el enfoque en la academia es para solistas, por lo que “en Filarmed es diferente porque es un trabajo colectivo, que depende de cada uno para que todo salga bien”. También asegura que el reto de tocar la obra de Mozart será, sin duda, estar a la altura de lo que está escrito.”La viola en esta obra tiene una participación igual o mayor a la que tiene el violín, que comúnmente es visto como el instrumento virtuoso. Existe la misma dificultad musical para los solistas y la orquesta, lo que hace muy retadora la interpretación”, explica Clara.

Es la primera vez que las hermanas Rojas tocan juntas con la orquesta, aunque su familia es eminentemente musical. Tres de sus hermanos se dedican a la música, e incluso tienen un grupo familiar. “La orquesta para mí, desde pequeña, ha sido mi sueño, uno que se cumplió”, menciona Clara.

Ana es intérprete de un instrumento poco conocido y difundido en Medellín, parecido pero algo más grande que el violín. De la obra a interpretar, Ana piensa que es “enigmática para la viola, donde Mozart comenzó a experimentar con el género concertante. Es muy complicado para la viola hacer parte de la sinfonía como solista porque su sonoridad es muy opaca, más melancólica, sonando al lado del violín que es más brillante”. La violista ingresó a los 15 años a la orquesta y se siente afortunada de poder permanecer en Medellín, cerca de su familia, donde pudo hacer su pregrado y maestría. “Yo nunca he sentido que me tenga que levantar a trabajar, hago todos los días lo que me gusta con mis amigos familia y hermanos. Estoy donde quiero estar”, concluye Ana.


Ana Rojas

Además de estas dos obras, la orquesta dirigida por el maestro Francisco Rettig ejecutará la Obertura de la ópera Fidelio de Beethoven y la Sinfonía No. 1 Clásica de Prokofiev. Habrá charla previa con Ramiro Isaza a las 7 pm. con entrada libre y el concierto comienza a las 8 pm. con boletería. Informes en el 239 7500 y 262 5500.